Compartir
Publicidad

Realizar lentamente la fase excéntrica, una forma diferente de entrenar

Realizar lentamente la fase excéntrica, una forma diferente de entrenar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A la hora de entrenar existen diferentes maneras de hacerlo, y es que a lo largo de mucho tiempo en Vitónica nos hemos hecho eco de diferentes formas de trabajar los músculos. Por ello en esta ocasión nos queremos detener en un tipo de entrenamiento diferente, se trata de la realización lenta y controlada en la fase excéntrica o de retorno a la posición inicial. En este post queremos ver para qué nos servirá esto.

Casi siempre solemos prestar atención a la fase concéntrica, que es cuando el músculo suele tensionarse más y se acorta para elevar una carga, pero en la excéntrica, que casi siempre pasa desapercibida, es muy importante también, pues los músculos están trabajando de igual manera. Por ello en esta ocasión vamos a recomendar una manera diferente de entrenar, que consiste en realizar esta fase de manera lenta para conseguir una serie de beneficios.

Mayor concentración muscular

Uno de los principales puntos a tener en cuenta a la hora de realizar lentamente la fase excéntrica del ejercicio es la concentración que vamos a experimentar muscularmente hablando a la hora de realizar así el ejercicio. Esto nos ayudará a conseguir una mayor congestión muscular, poniendo a las fibras a trabajar también en el momento del descenso. De este modo el resultado que vamos a conseguir será mayor.

Más concentración en el ejercicio

Concentrar más la fase excéntrica hará que sigamos manteniendo la carga con la que estamos trabajando, por lo que requerirá que sigamos concentrados al máximo en el ejercicio y en cada uno de los movimientos que vamos a llevar a cabo. Además de que de este modo trabajaremos los músculos desde otra perspectiva a la habitual, ya que pondremos a todas las fibras a trabajar tanto en la fase concéntrica como en la excéntrica.

Más desgaste muscular, cargas menores

Hay que tener en cuenta que este tipo de entrenamiento es mucho más intenso, por lo que el desgaste muscular será mayor. Por ello es necesario que lo tengamos presente y la carga que vayamos a utilizar tiene que ser más liviana que la que solemos utilizar habitualmente. De este modo conseguiremos una mejor realización del ejercicio, pues conseguiremos una ejecución correcta, manteniendo los tiempos y evitando acelerar el movimiento al no poder con la carga.

Es importante tener presente que siempre lo mejor es alternar las diferentes maneras de entrenamiento, ya que de este modo conseguiremos sorprender constantemente a los músculos y evitar que éstos se acostumbren a una serie de ejercicios rutinarios. Esta manera de entrenar puede ser una buena alternativa para determinados periodos, ya que la tensión constante que se genera mientras lo realizamos, puede dañar las articulaciones si lo alargamos demasiado en el tiempo.

Imagen | Calibe Thompson

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio