Compartir
Publicidad

Batidora o licuadora, ¿cuál me viene mejor?

Batidora o licuadora, ¿cuál me viene mejor?
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Invertir en accesorios de cocina para cocinar en casa y elaborar nuestros platos a partir de alimentos (y no comprar productos) es una de las cosas que podemos hacer para controlar nuestra alimentación y hacerla más saludable. Por ejemplo, hace tiempo que os presentamos la vaporera: un utensilio muy versátil para cocinar de forma sana.

Este año ha sido el del boom de los zumos y batidos de frutas y verduras o smoothies y, por consiguiente, de las batidoras y de las licuadoras, cuyas ventas han subido. Se trata de dos accesorios complementarios y no excluyentes, ya que cada uno tiene diferentes funciones. ¿Qué me conviene más en la cocina: una batidora o una licuadora?

Batidora: más versátil, pero de consumo inmediato

Batidora

Una batidora de vaso es uno de los accesorios que no puede faltar en tu cocina. Con ella puedes preparar smoothies, sopas, postres, granizados... Un montón de recetas con las que solo tienes que apretar un botón. Lo más recomendable es que el vaso sea de gran capacidad y que tenga mucha potencia para poder incorporar a tus platos alimentos más duros como, por ejemplo, frutos secos.

El contra de las batidoras de vaso de alta potencia es que, debido a las altas revoluciones que son capaces de generar las cuchillas, los alimentos pueden calentarse, perdiendo así parte de sus nutrientes. Es conveniente, por esto, que las cuchillas sean de acero inoxidable y capaces de picar hielo, o que la batidora tenga una función específica de frío para poder preparar bebidas y sopas frescas.

El otro inconveniente es que los smoothies que prepares con la batidora, con un batido a alta velocidad, debes consumirlos en el momento: si los dejas reposar en la nevera o a temperatura ambiente (porque hayas hecho mucha cantidad o porque quieras que se enfríen), la pulpa de las frutas se va separando del líquido y después de un rato no se puede consumir.

Resumiendo:

A favor

Accesorio más versátil, capaz de preparar muchas recetas y con gran potencia.

En contra

Puede calentar el producto, ha de ser de consumo inmediato.

La licuadora: más específica, pero puedes cocinar con antelación

Licuadora

La licuadora es un accesorio que ha vuelto a tener importancia en los últimos años. Es muy interesante si queremos aumentar nuestro consumo de frutas y verduras, ya que nos permite preparar zumos y sopas en poco tiempo. (Nota importante: en latinoamérica se llama licuadora a la batidora de vaso, pero en este caso nos estamos refiriendo al extractor de jugo).

Las licuadoras más interesantes son las eléctricas que tienen un motor de bajas revoluciones. En este caso introducimos las fruta o verdura entera y la licuadora, a través de un sistema de centrifugación, separa los elementos sólidos y líquidos, extrayendo el jugo de los alimentos y expulsando por una parte el zumo y por otra la pulpa.

Al trabajar a bajas revoluciones, el alimento no se calienta y no pierde nutrientes, y además puede conservarse más tiempo antes de consumirlo. Es perfecto si queremos preparar sopas o zumos con antelación para llevarlos al trabajo, por ejemplo.

Los contras son que perdemos gran parte del alimento al desechar la pulpa y obtenemos una cantidad sensiblemente menor de producto final que si utilizáramos una batidora, donde se aprovechan los alimentos completos. Por otro lado, nos limita en cuanto al uso de alimentos, ya que no se pueden procesar los que son muy duros.

En resumen:

A favor

Motor de bajas revoluciones que conserva todos los nutrientes y permite cocinar con antelación.

En contra

Recetas más limitadas y poco aprovechamiento de los alimentos.

Lo ideal es disponer de los dos aparatos en casa y utilizar cada uno de ellos cuando lo necesitemos, pero si estáis pensando en adquirir solo uno evaluad primero qué tipo de uso le queréis dar y otras preferencias personales (hay gente que no aguanta la pulpa en los zumos y lo tienen que tomar totalmente colado, por lo optarían por la licuadora) antes de realizar la compra.

¿Con cuál os quedáis vosotros?

Imágenes | iStock
En Vitónica | Crema de almendras y crema de cacahuetes: dos recetas fáciles

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio