¿Qué se considera hacer algo de forma ocasional?

Sigue a

taco

En la entrada reciente sobre comida rápida se han planteado varias cuestiones, como, por ejemplo, ¿qué se considera tomar comida rápida “de forma ocasional”?. Me parece muy interesante porque claro, aquí la percepción subjetiva influye, y lo que para unos es un exceso, a otros les puede parecer un consumo moderado u ocasional.

Por ejemplo, hay quien puede considerar que comer comida rápida una vez al mes es ocasional. Para otros, ocasional será una vez al año. Otros pensarán que dos veces por semana no pasa nada malo… En definitiva, es complicado y subjetivo establecer qué se considera hacer algo de forma ocasional, por lo que no tenemos que perder el norte, y hay que usar el sentido común.

No se puede dejar una recomendación sobre salud a criterio de quien la lee, ya que la consideración sobre qué es “muy frecuente” o qué es “ocasional” variará de un sujeto a otro. Incluso puede variar la opinión de la misma persona, dependiendo de sobre qué se le pregunte.

En el post comentado se hablaba de comida rápida, pero esto también sirve para hábitos de ejercicio, consumo de sustancias (tabaco, alcohol…): Hay muchas cosas que solo se deben realizar de forma ocasional, mientras que otras es conveniente hacerlas con frecuencia debido a sus efectos positivos. Sin embargo, para este tipo de recomendaciones hay que tener en cuenta una cosa: Somos muy malos haciendo estadísticas “de memoria”.

Somos malos calculando

Me explico: si consideras que fumar o beber alcohol cuando sales el viernes es ocasional, puede que esto empiece así. Pero claro, no es lo mismo una cerveza que cinco copas, ni dos cigarros que una caja. Por lo que hacer algo “una vez en semana” tampoco quiere decir que se esté haciendo pocas veces. Al menos, no necesariamente.

Otro ejemplo: si piensas que comer “comida basura” un par de veces que sales el fin de semana no está mal, porque es “ocasionalmete”, bueno, es una opción. Pero hay épocas que sales más, y claro, siempre que sales te pides este tipo de comida. Si haces las cuentas, puede que comas comida rápida o similar casi todos los días, pero tu mente sigue pensando que es algo “ocasional”.

Con los hábitos saludables puede pasar algo similar: Entrenar 4 veces por semana hay a quien le puede parecer mucho. Bueno, pues una cosa más normal: 2 o 3 veces por semana. Si le preguntas a esa persona, puede que te diga que hace bastante ejercicio. Tal vez esa misma persona fume un cigarrillo todos los días, pero no te dirá que fuma bastante, o que fuma mucho. Te dirá que fuma poco: aquí la percepción varía, dependiendo de si algo es positivo o negativo, se etiqueta de forma diferente.

En definitiva, tenemos gran cantidad de sesgos cognitivos y fallos de apreciación que nos hacen camuflar los datos. Para ello, si queremos ser estrictos, lo mejor es llevar un control por escrito. Así tu mente no te jugará malas pasadas con una percepción errónea, y sabrás de forma cuantitativa si algo lo has hecho con mucha o poca frecuencia (ya sea tus entrenamientos, tomar alcohol, fumar, comer comida rápida…).

Y en cuanto a las recomendaciones sobre salud que muchas veces leemos o vemos en televisión, que hablan sobre los beneficios de tomar tal alimento de forma ocasional, o practicar tal ejercicio de forma moderada, mejor ir a la fuente, y buscar los datos.

Por ejemplo, no es lo mismo decir: “practicar ejercicio de forma moderada es saludable”, que decir “practicar ejercicio aeróbico a intensidad moderada durante 150 minutos repartidos durante la semana es saludable”. Hay que buscar pautas más precisas.

Imagen | ginnerobot

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios