Trucos que ayudan a moderar la ingesta de golosinas en los niños

Sigue a

golosina


Sabemos que una golosina o un dulce pequeño a diario no perjudica a nadie, pero a los peques generalmente les encantan las chucherías y resulta complejo moderar la ingesta de golosinas en los niños. Por eso, a continuación te damos algunos trucos que ayudan a lograr un consumo más controlado:

  • No premies con golosinas y chuches: si se asocia chuche con premio, siempre se va a adjudicar un gran valor a este tipo de alimentos y más deseos de consumirlo se tendrá.
  • No prohibas: si prohibes las golosinas y chuches en casa más se querrán
  • Fundamenta y explica los efectos de su consumo excesivo: si explicas que las golosinas y chuches son malas en grandes cantidades porque pueden dañar el estomago, los huesos y los dientes, entonces, tendrás más posibilidades de moderar su ingesta en los peques.
  • Inclúyelas en la dieta habitual pero no tengas gran variedad y siempre en casa: para moderar la ingesta de golosinas en los niños, es importante que incluyas este tipo de alimentos en la dieta habitual, pero sin tener a disposición de los peques gran variedad en casa, pues esto incentiva su consumo. Conviene tener la golosina preferida y no en grandes cantidades.
  • No boicotear con golosinas: “si te portas bien te doy una golosinas” o “si no comes la comida no comerás tu chuche”, son frases desafortunadas que incrementan el deseo por aquello que reservamos para compensar al peque.
  • Dar el ejemplo: si a diario nosotros no consumimos muchas golosinas, los peques de la familia que imitan a los adultos, tampoco gustarán de su consumo.


Si no damos a la golosina un valor mayor o menor al que le adjudicamos a cualquier otro alimento, no lo convertimos en un premio, ni en castigo y conversamos acerca de su ingesta excesiva y sus efectos en el cuerpo, los niños pueden moderar el consumo de golosinas sin inconvenientes.

Recuerda, no prohíbas ni te desesperes si el pequeño no quiere comer, pues ante esta situación solemos sobrevalorar alimentos y premiar o castigar con lo que comen, una medida no aconsejable para fomentar buenos hábitos en los niños.

Imagen | Feel-the-silence

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios