La realidad de las bebidas energéticas

Síguenos

drinking


Justo antes de que se iniciaran los últimos Juegos Olímpicos en Londres, el British Medical Journal (como si hubieran estado esperando el momento perfecto para su lanzamiento) sacó un completo reportaje sobre las bebidas deportivas y/o energéticas explicando hasta qué punto son innecesarias en nuestras vidas pudiendo incluso llegar a perjudicarnos.

Si bien la mayoría de las personas piensan que estas bebidas son la panacea o al menos muy necesarias para todos aquellos que hacemos deporte, tras analizar este reportaje queda al descubierta la realidad de las bebidas energéticas, las cuales han sabido entrar en el mercado con mucha facilidad.

La historia de las bebidas energéticas

Si analizamos la historia de esta clase de bebidas podemos decir que el padre de todas ellas es la famosa marca Gatorade, creada en 1960 específicamente para los Gators de la Universidad de Florida y cuya historia se analiza en el libro “First on thirst”.

Esta primera versión era extremadamente básica en su composición, mezclando de manera casera agua, sal, azúcar y un poco de limón para darle sabor. Este tipo de bebida no tardó en llamar la atención de las grandes multinacionales que vieron la mina de oro en la que podría convertirse si explotaban bien su potencial mediático.

Hoy en día el sector ha evolucionado exponencialmente entrando en el tablero de juego multinacionales como Pepsi, CocaCola o incluso farmacéuticas como GSK (Lucozade), que añaden todo tipo de ingredientes con un muy dudoso respaldo científico tan solo para diferenciarse unos de otros.

Los deportistas que las toman en realidad seleccionan una bebida u otra sin ni siquiera pensar en su composición, tan solo en su sabor o incluso en su color, de manera que aquella marca que consigue el mejor sabor, y el color más llamativo es la que mejores ventas obtiene.

energetic drink

El estudio

Si nos detenemos en revisar el reportaje en su totalidad, la principal idea que nos deja es que, en la inmensa mayoría de los casos, incluso entre deportistas profesionales, el mejor indicador de la falta de hidratación y, por tanto, avisador de que debemos hidratarnos es la sed, y el mejor remedio el agua.

En este reportaje incluso se llega a decir que “La verdad en todo este asunto es: bebe cuando tengas sed y no te gastes el dinero en bebidas energéticas/deportivas. Elige agua en su lugar”, algo tan simple como el agua, sin necesidad de nada más y que todo el mundo debería tener en cuenta siempre.

Estas compañías desde sus comienzos han intentado jugar con la, según ellos, relatividad de la sed, intentando quitarle importancia para, de esta manera, aumentar su consumo y volvernos dependientes al considerar que sin ellas nuestro rendimiento disminuirá.

Hay que tener bien claro que las bebidas deportivas no son más que agua al que se le ha añadido sabor, carbohidratos (normalmente azúcar) y sodio y potasio. Minerales sobre los que se basa toda su estrategia global y a los que les encanta referirse como “electrolitos”.

La cruda realidad

Entonces, ¿cómo es que estas bebidas parecen ser la panacea del rendimiento deportivo? Tal y como dice el British Medical Journal, “Los fabricantes de este tipo de bebidas invierten una gran cantidad de dinero en estudios de dudoso rigor científico para tratar de desacreditar la sed como indicador veraz de la falta de hidratación, y al agua corriente como el mejor método para combatirlo”.

Además, indican que en los escasos estudios que obtienen mejores resultados que con el agua en deportes y en condiciones muy específicas, olvidan este detalle y generalizan a todo tipo de deportista independientemente de que sea profesional o amateur, o la naturaleza del deporte que practique.

Dentro del reportaje citan algunos comentarios de médicos e investigadores en materia de rendimiento atlético que no podemos pasar por alto. El Dr. Francis Wang, fisiólogo del departamento de rendimiento atlético de Harvard dijo “Aquellos deportistas que suelen padecer calambres musculares posiblemente sea mejor una bebida rica en electrolitos. En el resto el mejor indicador es la sed, y el mejor remedio el agua”.

La Dra. Claire McArthy, profesora de pediatría en la facultad de medicina de Harvard resulta tajante al decir simplemente “Los niños no necesitan bebidas deportivas en ningún caso”, mientras que Tim Noakes, profesor de fisiología del ejercicio en la Universidad de Ciudad del Cabo, hace una reflexión bastante interesante “Si los corredores amateurs evitaran este tipo de bebidas adelgazarían y podrían correr más rápido y más tiempo”.

Imagen | Wikimedia Commons, wikimedia commons

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

26 comentarios