Ironman femenino: cuando las fuerzas fallan en la meta

Sigue a

Seguro que en muchas ocasiones habéis comprobado qué se siente al no poder terminar una serie o una rutina porque nos faltan las fuerzas. Bien, pues eso elevado a la máxima potencia es lo que le ocurre a las dos protagonistas de este vídeo. ¿Qué ocurre cuando las fuerzas te fallan en la meta?

No me refiero a que nosotros pensemos “jo, me duele, lo dejo ya por hoy”. Lo que vemos en el vídeo es muy distinto: son las imágenes del cuerpo humano llevado al extremo. Las uniones neuromusculares ya no responden, los músculos no dan más de sí y aunque el cerebro les da la orden de continuar, no es posible. Esta es la dureza del ironman femenino.

Después de 3,86 km de natación, 180 km de ciclismo y 42,2 km de carrera a pie (una maratón completa), está claro que el cuerpo puede fallar. A veces la fuerza de voluntad no es suficiente, y nuestro cuerpo no está preparado para realizar el esfuerzo que le estamos demandando.

El caso del vídeo es el de atletas que viven por y para el deporte, que han pasado años de su vida preparando un Ironman que casi no pueden terminar en el último momento. Estoy segura de que a las dos atletas les sobra preparación mental ante semejante reto, pero hay un momento en el que el cuerpo dice “basta”.

Cabe destacar que estas dos atletas no estaban luchando por una medalla de oro, ni siquiera por un lugar en el podium: luchaban entre ellas por el cuarto puesto en la competición femenina, y lucharon contra ellas mismas en los últimos 100 metros antes de entrar a la meta para demostrar que sí lo podían hacer.

Y vosotros, ¿hasta dónde llegaríais por encontrar tus límites?

Vídeo | Youtube
En Vitónica | Consejos para acabar un ironman

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios