Publicidad
Publicidad

RSS Prevención

Prevención : La actividad física salva vidas, incluso a los que no tienen tiempo de entrenar.Este curso, abandona el tabaco: las mejores...

La actividad física salva vidas, incluso a los que no tienen tiempo de entrenar

Comentar
La actividad física salva vidas, incluso a los que no tienen tiempo de entrenar

Que el ejercicio físico es junto con una alimentación sana uno de los dos pilares de una vida saludable lo hemos contado aquí muchas veces, además de ofreceros todas las ideas, sugerencias y guías para que elijáis el ejercicio físico que más os guste, más cómodo os resulte o menos pereza os dé. La cosa es moverse.

Ahora, un estudio explica que no hace falta entrenar para aprovechar las ventajas de hacer ejercicio: también la actividad física que forma parte de nuestra rutina cotidiana es buena para la salud.

Moverse no es solo entrenar

Solemos asociar el ejercicio físico con nuestro tiempo de ocio, y además con practicarlo de forma organizada, con un método, unos tiempos y unos objetivos. Así es como muchos estudios han analizado hasta ahora sus beneficios.

Pero, ¿qué hay de la gente que no entrena o hace deporte? Hay mucha gente que por carga laboral, tiempo, posibilidades económicas, falta de costumbre o de condición física no dedica parte de su ocio a hacer ejercicio.

corazon-salud-alimentacion

Un estudio publicado recientemente en la revista The Lancet analizaba precisamente esta cuestión, y concluía que cualquier actividad física que nos ayude a alcanzar los mínimos recomendados de 30 minutos al día o 150 minutos a la semana tiene un efecto protector sobre la salud cardiovascular y la muerte prematura.

Subir por las escaleras, las tareas domésticas

Eso incluye los entrenamientos, pero también subir y bajar escaleras, ir caminando a trabajar o a clase, tener un trabajo que implique actividad física, hacer las tareas domésticas, cargar la compra hasta casa...

En el estudio se ha analizado a más de 130.000 personas de 17 países distintos, incluyendo voluntarios de países con niveles de renta medios y bajos en los que la gente no suele realizar actividades físicas como forma de ocio, pero en los que la mayoría del trabajo es más activo y menos sedentario que en los países más desarrollados.

Los resultados demuestran que si se cumplen las recomendaciones médicas en cuanto a actividad física el riesgo de muerte por cualquier causa se reduce un 28%, mientras que las enfermedades cardiovasculares se reducen un 20%, y que no importa el tipo de actividad física que se realiza.

No te quedes en el mínimo: cuánto más te muevas, mejor

moverse-arriba-despertar

Además, los beneficios de hacer ejercicio siguen aumentando a medida que se hace más tiempo sin que parezca haber un tope: las personas que hacen más de 750 minutos de andar ligero a la semana reducen el riesgo de muerte un 36%, un tiempo que solo el 3% de los participantes alcanzaba haciendo ejercicio en su tiempo de ocio, y sin embargo un 38% de los participantes lo cumplía en actividades cotidianas tales como ir andando a trabajar, con un trabajo físicamente activo o haciendo tareas domésticas.

Según los autores, esto señala que para disfrutar plenamente de los beneficios de la actividad física, no conviene limitarse al gimnasio, sino que hay que incorporarla a la vida diaria: no todos tenemos tres horas al día para dedicarlas al gimnasio, pero sí podemos aumentar el tiempo de actividad si lo incorporamos a nuestras rutinas diarias.

Esto es especialmente importantes para países en vías de desarrollo donde una enfermedad cardiovascular puede suponer un importante gasto económico. En esos casos, la actividad física es una forma barata de generar un impacto positivo a medio y largo plazo, aseguran los investigadores.

Fotos | iStock
En Vitónica | Para proteger el corazón son importantes la dieta y el ejercicio; La actividad física es más necesaria si pasamos muchas horas sentados

Leer más »

Este curso, abandona el tabaco: las mejores soluciones para dejar de fumar

3 Comentarios
Este curso, abandona el tabaco: las mejores soluciones para dejar de fumar

Es caro, es terrible para tu salud y, sinceramente, huele fatal. ¿No crees que va siendo hora de que dejes de fumar? Es una estupenda resolución para este nuevo curso, pero es una que nadie puede hacer por ti. Es un compromiso que tienes que hacer contigo mismo.

Si estás de acuerdo con nosotros en que este momento es el mejor para dejar de fumar (y da igual cuándo leas este post, siempre es buen momento para dejar un hábito tan nocivo), aquí vamos a repasar alguna información que puede ayudarte a conseguirlo.

Qué hace el tabaco en tu cuerpo

Empecemos repasando cuál es el efecto que fumar tiene sobre tu organismo. No es agradable, pero sí muy eficaz para reafirmarse en el propósito de dejarlo, porque el efecto es rotunda y absolutamente malo.

Al encender un cigarro y aspirar su humo, estás aspirando unas 7.000 sustancias distintas según la Asociación Americana del Pulmón. Muchas de esas sustancias son tóxicas y aproximadamente unas 70 están de alguna forma relacionadas con el riesgo de padecer cáncer.

En tu sistema nervioso

La nicotina es una sustancia con potentes efectos adictivos. Llega en pocos segundos al cerebro y tiene un efecto relajante y a la vez energizante. Los fumadores con una fuerte dependencia se sienten mejor poco después de dar la primera calada. Por eso mismo tiene un fuerte poder adictivo, y su ausencia causa ansiedad e irritación.

En tu sangre y sistema circulatorio

Cuando fumas, las toxinas del tabaco pasan de los pulmones a la sangre, haciéndola más densa y por tanto aumentando el riesgo de accidentes cardiovasculares como los trombos.

También aumenta la presión arterial y reduce el ancho de tus arterias, haciendo que tu corazón tenga que trabajar más para enviar el oxígeno por todo tu cuerpo. Esto aumenta el riesgo de infartos y fallos cardiorespiratorios.

fumar-es-muy-malo

En tu corazón

El monóxido de carbono y la nicotina que introduces en tu cuerpo al fumar afectan a tu corazón haciéndolo trabajar más deprisa. Otras sustancias del tabaco afectan a las paredes de las arterias coronarias, haciéndolas más rígidas y frágiles. Estos y otros efectos hacen que los fumadores presenten el doble de riesgo de padecer enfermedades cardíacas que las personas que no fuman.

En tu estómago

Los fumadores presentan un riesgo más alto de padecer cáncer de estómago y úlceras. El tabaco debilita el músculo que controla el final del esófago, donde este se une con el estómago, lo cual permite que el ácido estomacal pase a la zona baja del esófago, lo que normalmente se conoce como reflujo.

El reflujo causa acidez y puede dañar de forma severa el esófago, un órgano que no está preparado para soportar la corrosión que causan los ácidos estomacales.

En tu cerebro

Fumar aumenta el riesgo de padecer infartos cerebrales. Esto es así porque aumenta el riesgo de padecer un aneurisma cerebral, un accidente cardiovascular con el riego sanguíneo del cerebro que puede terminar en una hemorragia con consecuencias graves, como la incapacidad o la muerte.

En tus pulmones

Puesto que el tabaco se consume sobre todo fumando, son los pulmones los que se llevan la peor parte, ya que reciben directamente y de forma constante las sustancias tóxicas en sus paredes.

Fumar está detrás del 84% de las muertes por cáncer de pulmón y detrás del 83% de las muertes por EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), además de muchos más casos de neumonía, asma y enfisema pulmonar.

En tu boca y tu garganta

Por el mismo motivo que sufren especialmente los pulmones, sufren también tu boca y tu garganta: reciben directamente el humo del tabaco al fumar con todas sus sutancias perjudiciales.

Eso aumenta el riesgo de padecer cáncer de labios, de lengua y de garganta. También afecta a los dientes, que se oscurecen y amarillean, y a las encías, que pueden inflamarse, causar dolor e infectarse.

Sobre tu sexualidad y fertilidad

El tabaco puede causar impotencia masculina al afectar a los vasos sanguíneos que aportan sangre al pene durante la erección. Además, causa infertilidad en ambos sexos al afectar a la viabilidad de las células sexuales.

Estas son algunas de las consecuencias que el tabaco tiene sobre tu cuerpo, pero no todas. Si quieres informarte con más detalle, te recomendamos esta web del Servicio Nacional de Salud británico.

Consejos para dejar de fumar

Si has hecho el propósito firme de dejar de fumar, enhorabuena porque ese es el primer paso. A partir de aquí tendrás que hacerte a ti mismo demostración de fuerza de voluntad y controlar las ganas de recaer. Los estudios demuestran que los beneficios de no fumar comienzan a aparecer poco después de dejarlo, así que no te vengas abajo.

tabaco-cigarros-fumar

Aunque la fuerza de voluntad es el ingrediente más importante, hay algunos trucos y consejos que pueden ayudarte en el proceso. Estos son algunos de los consejos que da la Asociación Americana del Cáncer (ACS):

- Sé consciente de la decisión que has tomado. ¿Vas a dejar de fumar? ¿Por qué? ¡Escríbelo! Escribe en un papel tus motivos para dejar de fumar. No te limites a generalidades, habla con tu yo del futuro por si en algún momento te falla la motivación.

- Elige un día. Aunque hay quien lo consigue a partir de una inspiración espontánea, muchas veces es mejor tener el asunto planeado de antemano. Elige una fecha que no sea muy lejana para que no te dé tiempo a replanteártelo pero con el tiempo suficiente como para mentalizarte. Apúntala en tu calendario y cúmplelo.

- Cuando llegue ese día. Lo primero, ¡no fumes!. Parece obvio, ¿no? Pues cumple y no te hagas trampas a ti mismo. ¡Ni una calada! Evita las situaciones que asocies con el hábito que quieres dejar, como el café de después de comer o bajar a la entrada de tu oficina donde se reúne el corrillo de fumadores. Si puedes, haz un poco de ejercicio y bebe mucha agua.

- Búscate una forma de pasar el mono. Para Cruyff fueron los chupachups, para ti pueden serlo también, aunque lo ideal sería que tu sustituto sea algo más saludable. ¿Qué tal unas zanahorias? ¿O unas almendras? Busca algo con lo que entretenerte cuando te piquen las ganas.

- Prepárate para superar las ganas. La necesidad de fumar te hará pasar momentos difíciles y es mejor que estés preparado para ello. La ACS recomienda respirar hondo, imaginando los pulmones llenos de aire limpio, beber agua lentamente y cambiar de actividad: levántate, date un paseo, sal a la calle...

Métodos para dejar de fumar: ¿cuál te va mejor?

Dejar de fumar puede ser muy difícil para aquellas personas con una fuerte dependencia física o psicológica. Existen varios métodos que pueden echarte una mano con ello, pero ten en cuenta una cosa: en esto, como en todo, no existen los milagros. Nada ni nadie te va a quitar mágicamente las ganas de fumar para siempre, y quien te lo prometa probablemente te esté intentando engañar.

Terapia de reemplazo de la nicotina

La nicotina es la sustancia que engancha a los fumadores al tabaco, y la dependencia física que crea es en muchos casos el principal obstáculo para dejar de fumar.

Para ayudar en ese aspecto, se pueden comprar en las farmacias productos con nicotina (chicles, parches y esprays) que aportan una dosis de esta sustancia de forma que quien quiera dejarlo puede centrarse en romper el hábito y la dependencia psicológica sin sufrir además la ansiedad de la dependencia física.

Según la ACS, lo mejor es empezar a consumir este reemplazo el primer día que se quiere dejar de fumar para conseguir la mayor probabilidad de éxito. La mayoría de la gente, sin embargo, trata de dejarlo de golpe, sin utilizar un reemplazo y acude a ellos cuando el mono de nicotina comienza a ser difícil de sobrellevar.

tabaco-dejar-de-fumar

Medicamentos con receta

Existen algunos medicamentos que un médico puede recetarte para ayudarte a dejar de fumar si con los chicles y parches no consigues desengancharte del tabaco. No los tomes por tu cuenta, pide siempre ayuda a un médico especialista.

- Vareniclina (Chantix o Champlix). Interfiere con los receptores de la nicotina en el cerebro disminuyendo su efecto. Esto hace que los fumadores experimenten menos placer al fumar y también que el síndrome de abstinencia al dejarlo sea más leve.

- Bupropión (Zyban). Se trata de un medicamento de efecto antidepresivo que se utiliza para ayudar a dejar el tabaco porque reduce los efectos del síndrome de abstinencia de la nicotina. Además, no produce aumento de peso, algo que es frecuente al dejar de fumar.

Terapia, grupos de apoyo y autoayuda

A veces el problema no es físico, o no solamente, sino psicológico: la dificultad de cambiar de hábitos, el temor a fallar, los bajones que boicotean hasta a la fuerza de voluntad mejor entrenada pueden ser el verdadero obstáculo.

En ese caso, los parches o medicamentos pueden no ser eficaces porque no es ahí donde está el problema. Para esos casos, también puedes buscar ayuda para que tu propósito de dejar de fumar tenga éxito.

Consulta con tu médico y explora la posibilidad de acudir a terapia psicológica para entender mejor por qué te cuesta tanto dejarlo y qué estrategias mentales puedes poner en marcha para superar esos obstáculos. Entre otros, puedes consultar el programa de ayuda de la Asociación Española Contra el Cáncer.

En muchas ciudades existen grupos de apoyo para gente que está dejando de fumar. Aunque nos hemos acostumbrado a verlos como algo casi cómico en muchas películas, la verdad es que hablar con otra gente que pasa por lo mismo que tú y celebrar con ellos las victorias cotidianas puede ser de gran ayuda.

En cuanto a los libros de autoayuda, lo dejamos como última opción porque no resulta fácil distinguir uno realmente útil de otro que no lo es, y muchos no son más que divagaciones generales y vacías. Sin embargo, dejar de fumar es una cuestión de fuerza de voluntad y eso, cada uno, lo refuerza a su manera. Así que si encuentras o conoces algún buen libro de autoayuda para dejar de fumar, adelante: úsalo y cuéntanoslo.

Imágenes: iStock
En Vitónica: Dejar de fumar: beneficios inmediatos para el cuerpo

Leer más »
Publicidad

No existe eso que llaman obesidad sana: si estas obeso la salud pasa por adelgazar sí o sí

4 Comentarios
No existe eso que llaman obesidad sana: si estas obeso la salud pasa por adelgazar sí o sí

De pronto el término fofisano apareció y estaba hasta en la sopa para referirse a personas que aun con algo de sobrepeso e incluso obesidad estaban sanos. Vino a señalar que, en realidad, ese sobrepeso u obesidad no eran en sí mismos un problema de salud, que no era para tanto, que quizá no había que tomárselo tan en serio.

Ahora un estudio llevado a cabo por la Universidad de Birmingham demuestra que esa obesidad sana en realidad no existe, y que una persona con sobrepeso y salud metabólica normal sigue teniendo un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares que las personas con salud metabólica normal y que además están en sus niveles de peso.

Leer más »

Las carnes procesadas aumentan el riesgo de cáncer colorrectal (y los cereales integrales lo reducen)

Comentar
Las carnes procesadas aumentan el riesgo de cáncer colorrectal (y los cereales integrales lo reducen)

No es una sorpresa que consumir carnes procesadas en exceso no es lo mejor para nuestro cuerpo. Ahora, un estudio realizado por el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer se reafirma en otro de los motivos: el consumo de carnes procesadas está directamente relacionado con el riesgo de padecer cáncer de colon y de recto.

Las salchichas, el bacon, el jamón, las hamburguesas, el chorizo, el salchichón o cualquier otro fiambre son algunos de los productos de carne procesada cuyo consumo aumenta el riesgo de padecer esta enfermedad.

Leer más »

La vuelta al trabajo puede ser más dura por culpa del síndrome del edificio enfermo

Comentar
La vuelta al trabajo puede ser más dura por culpa del síndrome del edificio enfermo

Volver a madrugar, pasar ocho horas (con suerte) en el trabajo, recuperar rutinas... Eso, y no otra cosa es lo que a la mayoría le hace el mes de septiembre un poco cuesta arriba. Aunque la idea de la depresión posvacacional es completamente inexacta (la depresión es una enfermedad clínica muy seria, y esto no lo es), no se puede negar que un poco de bajón sí que es.

Volver a los centros de trabajo puede ser aun más difícil si nuestra oficina padece el llamado síndrome del edificio enfermo, nombre con el que se denomina a un conjunto de síntomas que pueden padecer los que trabajan en su interior y que no siempre son fáciles de identificar.

Leer más »

Hasta un 36% de los pescados consumidos en España poseen anisakis: cómo combatir este parásito y prevenir riesgos para la salud

1 Comentario
Hasta un 36% de los pescados consumidos en España poseen anisakis: cómo combatir este parásito y prevenir riesgos para la salud

El anisakis es un parásito propio de los pescados y según la Organización de Consumidores y Usuarios, hasta un 36% de los ejemplares consumidos en España poseen anisakis, por eso, te contamos cómo combatir su presencia con el objetivo de prevenir problemas de salud asociados a su consumo.

Leer más »
Publicidad

Maratones de televisión: más nocivos que ver televisión dos horas diarias

2 Comentarios
Maratones de televisión: más nocivos que ver televisión dos horas diarias

En adultos, se recomienda no superar las dos horas frente a la televisión cada día. Sin embargo, si en la semana no sueles alcanzar los 60 minutos frente a la pantalla pero los fines de semana realizas una maratón de televisión mirando una temporada entera de tu serie preferida, debes saber que ello puede ser más nocivo que ver televisión dos horas diarias.

Leer más »

Goop, la empresa de productos saludables de Gwyneth Paltrow, denunciada por publicidad engañosa

Comentar
Goop, la empresa de productos saludables de Gwyneth Paltrow, denunciada por publicidad engañosa

Y quien dice publicidad engañosa, dice vender patrañas pseudocientíficas. Gwyneth Paltrow es conocida por ser una de las actrices más elegantes y etéreas de Hollywood. También por ser hija adoptiva de Talavera de la Reina, donde pasó una temporada en su juventud y motivo por el que habla un español suave pero casi perfecto.

Es quizá menos conocida por su interés en los productos saludables y naturales, que tienen poco de lo primero y casi nada de lo segundo. Los comercializa a través de su empresa Goop, y ella misma promociona y aconseja su uso exponiendo su experiencia propia como aval.

Leer más »

Todo lo que sabemos sobre el aspartamo, el edulcorante más polémico

3 Comentarios
Todo lo que sabemos sobre el aspartamo, el edulcorante más polémico

Seguro que lo has oído o leído en algún sitio: que el aspartamo, un edulcorante sustitutivo del azúcar es peligroso, que causa cáncer, que muchos refrescos lo contienen (la Cocacola Light suele ser el ejemplo más utilizado) y no piensan dejar de hacerlo por los beneficios económicos, conchabados con las autoridades y sin importarle a nadie que pongan en riesgo la vida de los consumidores.

Como teoría conspiranoica no está mal (tampoco es, sinceramente, la más imaginativa que he oído), pero vamos a poner un poco de orden en este mejunje de bulos y despropósitos pseodocientíficos y legales. Esto es todo lo que se sabe hasta ahora del aspartamo, el edulcorante más polémico (con permiso de la estevia).

El descubrimiento del aspartamo

El aspartamo es un compuesto edulcorante descubierto por casualidad en 1965 por el químico y farmacéutico James M. Schlatter: estaba investigando un medicamento contra las úlceras de estómago y por accidente se derramó parte de un preparado en la mano. No se dio cuenta, y cuando se llevó los dedos a la boca, se dio cuenta de que tenían un sabor muy dulce.

El preparado era un polvo blanco e inodoro derivado de dos aminoácidos: el ácido aspártico y la fenilanina. Tiene un poder edulcorante 200 veces mayor que el del azúcar, pero con mucha menos carga calórica, de forma que se puede utilizar en refrescos, postres y dulces en general sin que aporte tantas calorías como el azúcar.

Tiene también algunas ventajas respecto a otros edulcorantes, como la sacarina. En concreto, no tiene el regusto amargo que deja la sacarina, pero a cambio, su sabor es más inestable, ya que puede reaccionar con otros ingredientes de un plato o al calentarse.

¿Qué ocurre cuando lo ingerimos?

A día de hoy consumimos aspartamo más a menudo de lo que creemos, ya que está presente en bebidas edulcoradas y platos dulces que no requieren mucho calor. También se encuentra en algunos medicamentos en forma de jarabe para mejorar su sabor.

Una vez en nuestro organismo, el aspartamo es procesado y descompuesto en ácido aspártico, fenilanina y metanol

Una vez en nuestro organismo, el aspartamo es procesado y descompuesto en ácido aspártico, fenilanina y metanol. Aunque el metanol en grandes cantidades es nocivo para el cuerpo humano, las cantidades derivadas del aspartamo que podamos ingerir de forma habitual son ínfimas, y mucho menores de las que terminan en nuestro cuerpo como resultado de otros productos que consumimos habitualmente sin preocuparnos por ello.

El ácido aspártico y la fenilanina, por su parte, están presentes en muchos otros alimentos ricos en proteínas, y no suponen ningún problema para la salud, excepto para aquellas personas que padecen fenilcetonuria, un trastorno genético que impide el correcto procesamiento de parte de la fenilanina y por el que se recomienda reducir su ingesta y, por tanto evitar completamente el aspartamo.

¿Es seguro el aspartamo?

El aspartamo, como todos los aditivos, es considerado seguro dentro de los límites determinados por las agencias de seguridad alimentaria de cada país (en España y la UE, la EFSA lo ha fijado en 40 mg por kilo al día, el mismo que establece la FAO y un poco por debajo de la FDA americana, que lo sitúa en 50 mg por kilo).

Además, es uno de los aditivos alimentarios más estudiados y por tanto más seguros. Esto se debe a que es a menudo relacionado con el riesgo de padecer cáncer. Aunque esos estudios han descartado esa relación el bulo nunca ha dejado de correr.

Por qué has oído que el aspartamo da cáncer

"Si las agencias de seguridad dicen que el aspartamo es seguro, ¿por qué he oído que tomar aspartamo da cáncer?", te estarás preguntando. Bien, déjame por empezar aclarándote, para simplificar, que el aspartamo NO da cáncer. Diversos estudios científicos y sus consecuentes revisiones han determinado que hasta la fecha no hay evidencias que sustenten esa supuesta relación.

Bien, déjame por empezar aclarándote, para simplificar, que el aspartamo NO da cáncer.

Fue en 2005 cuando nació esta idea. Un estudio realizado en ratones por el científico italiano Morando Soffritti aseguraba que un consumo de unos 20 miligramos por kilo era suficiente para aumentar significativamente el riesgo de las hembras de padecer linfomas y leucemia. En sus conclusiones, Soffritti hacía un llamamiento para que sobre todo niños y embarazadas evitasen el espartamo.

En 2010, el científico volvía a publicar otro artículo en el que de nuevo concluía que existe una relación entre el aspartamo y un mayor riesgo de padecer algunos tipos de cáncer. Ambas investigaciones sirvieron como desencadenante de un miedo al aspartamo que para muchos aun continúa.

Por qué no debes temer al aspartamo

A raíz de los estudios de Soffritti, la EFSA y la FDA, máximas responsables de la seguridad alimentaria en la UE y en EEUU, revisaron sus resultados y reevaluaron sus conclusiones sobre la seguridad del aspartamo.

Ambas concluyeron que las investigaciones publicadas adolecían de graves errores en el diseño y desarrollo de sus experimentos, y hasta la fecha no han considerado oportuno modificar sus recomendaciones en cuanto a la cantidad diaria máxima que es segura para el ser humano.

¿De dónde sale esta contradicción?

Pues de que el cáncer es una enfermedad muy compleja y no es fácil determinar si algo en concreto la causa. Hay dos tipos de investigaciones que los científicos pueden llevar a cabo para determinar si un producto como el aspartamo tiene efectos cancerígenos. Uno de ellos, llevado a cabo en laboratorios, consiste en exponer a animales, en principio a ratones, a grandes cantidades del compuesto en cuestiones para observar si eso afecta de alguna forma a su salud.

raton-experimento-ciencia

Las conclusiones no deben ser tomadas como una referencia inequívoca, porque no siempre lo que afecta a los ratones afecta también a los humanos, y viceversa, pero sí es una buena forma de evaluar los posibles efectos de un producto antes de que este llegue masivamente al público en general.

Otro tipo de estudios consisten en comparar los ratios de cáncer en un grupo de población expuesto a una sustancia con los de otro no expuesto, o con los que se atribuyen a la población general. Pero estos estudios tampoco son perfectos: son difíciles de interpretar porque puede haber otros factores que influyan en los resultados y no estén identificados.

Otras investigaciones sobre aspartamo y cáncer

Además de los estudios considerados defectuosos y por tanto poco fiables de Soffritti, se han llevado a cabo más investigaciones para confirmar o descartar la relación entre aspartamo y cáncer.

Uno de los primeros estudios al respecto sugería que se había experimentado un aumento en los casos de tumor cerebral en EEUU desde los años 80, y que la causa podía estar relacionado con la expansión del consumo de aspartamo. Sin embargo, según el Instituto Nacional de Cáncer, el aumento en esos casos comenzó a principios de los 70, años antes de que se usase el aspartamo, y gran parte de ese aumento se registró en personas de 70 años o más, un grupo que no consumía especialmente aspartamo, lo que hizo desestimar ese vínculo como poco probable.

En el mayor estudio realizado sobre este tema hasta la fecha, los investigadores del INC analizaron los ratios de cáncer en más de 500.000 adultos. Comparando los datos de las personas que consumían a menudo bebidas y otros productos edulcorados con aspartamo, no hallaron una diferencia sirgnificativa en los casos de linfomas, leucemias o tumores cerebrales respecto a las personas que no consumían esos productos.

La seguridad absoluta no existe: el veneno está en la dosis

Periódicamente sale en las noticias alguien fallecido por beber demasiada agua. ¿Cómo puede ser? Si beber agua es el ejemplo perfecto de una conducta sana y saludable, ¿no? Pues porque nada es inocuo o venenoso en sí mismo, sino que el veneno está en la dosis.

Es lo que ocurre con el aspartamo, un producto totalmente inocuo según todos los datos y estudios de los que disponemos hasta la fecha (y son muchos) siempre que su consumo se mantenga por debajo de las dosis máximas diarias recomendadas.

Imágenes: iStock
En Vitónica | ¿Qué es el aspartamo?

Leer más »
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos