Compartir
Publicidad

Pancracio, el origen de los deportes de contacto

Pancracio, el origen de los deportes de contacto
0 Comentarios
Publicidad

Los deportes de contacto, sobre todo el boxeo, vuelven a ponerse de moda en nuestros días y cada vez son más los que se acercan a conocerlos y, con un poco de suerte, se quedan para disfrutarlos. En la actualidad existen multitud de deportes de contacto o de combate, tanto olímpicos (boxeo, judo, lucha libre, taekwondo) como no olímpicos (kick boxing, Jiu-Jitsu, Muay Thai, full contact y muchos más). Pero todos ellos tienen un origen común en la Antigua Grecia: el Pancracio.

¿Qué hacían los griegos antes de correr maratones? Luchaban entre ellos. Por lo visto les gustó y decidieron convertirlo en disciplina olímpica otorgándole normas (pocas) y puntuaciones. Existieron combates épicos, y los campeones de Pancracio eran considerados héroes de su época. ¿Cómo se practicaba este deporte?

Si he dicho anteriormente que había pocas normas es porque lo único que no estaba permitido en el Pancracio era morder y meter los dedos en la boca, ojos o nariz del oponente. Todo lo demás (todo, no en vano Pancracio o παγκράτιον/pankrátion significa "todas las habilidades") estaba permitido: desde zancadillas hasta patadas al estómago, de puñetazos en la cara a bofetadas, desde la dislocación de miembros hasta la estrangulación, desde atrapar al adversario con las piernas (una técnica bastante habitual) hasta darle una patada en los bajos (no eran muy elegantes).

Los luchadores peleaban con las manos desnudas y, por supuesto, sin protecciones y la pelea duraba hasta que uno de ellos decidía rendirse mostrando un dedo apuntando hacia arriba. Las categorías eran la de niños y adultos, nada de distinciones por pesos como en la actualidad.

Desde el año 648 a.C. el Pancracio estuvo incluido en los Juegos Olímpicos otorgando la gloria a muchos luchadores griegos, pero también la muerte a otros tantos.

Imagen | Wikimedia Commons
En Vitónica | Milón de Crotona y el principio de progresión: fitness en la antigua Grecia
En Vitónica | De dónde vienen los 42.195 metros y otras curiosidades del maratón

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio