Publicidad

La importancia de usar el correcto banco de ejercicios

La importancia de usar el correcto banco de ejercicios
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Habitualmente en Vitónica solemos detenernos en los ejercicios que vamos a llevar a cabo y en la mejor manera de hacerlos, pero muy pocas veces hacemos hincapié en lo importante que es tener un correcto equipamiento para poder ejecutar los ejercicios. Por ello en este post nos vamos a detener en la importancia de los bancos en los ejercicios.

Es cierto que si nos preguntan acerca de los bancos de ejercicio nunca solemos reparar en ellos, simplemente los vemos como una herramienta para ejecutar los diferentes ejercicios. Pero si nos detenemos un poco en ellos, veremos que son más importantes de lo que creemos, pues tendrán mucho que ver a la hora de ejecutar bien o mal una rutina de entrenamiento.

En primer lugar hay que tener presente que los bancos nos servirán para apoyar nuestra espalda y mantenerla sujeta durante todo el ejercicio. Por ello es necesario que sean rígidos, pero a la vez que se adapten a la forma de nuestra espalda para mantenerla descansada y libre de cualquier tensión que se pueda desarrollar durante el desarrollo de la actividad.

Bancos regulables

Existen dos tipos de bancos, los que se regulan en altura e inclinación. Estos bancos son mucho más útiles, ya que nos permitirán adaptarlos a nuestro cuerpo y a nuestra forma de entrenar, lo mismo que al tipo de ejercicio que vamos a realizar. Estos bancos nos facilitarán sobremanera el desarrollo de la actividad haciéndola más segura y ayudándonos a mantener la espalda protegida.

Bancos fijos

Por otro lado están los bancos fijos que simplemente tienen una sola postura que no podemos variar. Este tipo de bancos se suelen utilizar para ejercicios que se realizan en una posición horizontal, ya que es la única que nos permiten. Es cierto que no los podemos adaptar al cuerpo, pero sí suelen ser más bajos, con lo que nos permitirán afianzarnos más al suelo para tener más fuerza a la hora de realizar el ejercicio.

Ante todo es fundamental saber el tipo de banco que mejor se adecua a nosotros en función de la actividad que vallamos a llevar a cabo. No siempre cualquiera vale, pero ante todo de nada sirve la teoría, pues lo que debe primar es nuestra comodidad, pues al final es importante que veamos lo que mejor se adapta a nosotros y a la actividad en cuestión.

Imagen | redlionhoteldenver

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir