Compartir
Publicidad
Si estás comenzando a hacer ejercicio, evita las fracturas por estrés
Lesiones

Si estás comenzando a hacer ejercicio, evita las fracturas por estrés

Publicidad
Publicidad

Las fracturas por estrés se deben a pequeños traumatismos de baja intensidad pero que se producen de manera repetida y continuada, sobre todo en la zona de la planta del pie (metatarsianos).

Pueden ocurrir en ejercicio que implique carrera y salto por lo que, si estás comenzando a hacer ejercicio o has aumentado la intensidad, debes tener en cuenta este tipo de fracturas.

Factores de riesgo de las fracturas por estrés

  • Aumento súbito de la carga del ejercicio: esto puede ocurrir en personas sedentarias que empiezan a hacer mucho ejercicio (pasar de ser sedentario a correr 10 kilómetros, por poner un ejemplo), o en personas entrenadas pero que aumentan de forma súbita la carga de trabajo (añadir muchos ejercicios con salto, aumentar la distancia recorrida...). Aumentar de forma aleatoria la duración, intensidad o frecuencia de la actividad puede hacer aparecer estas lesiones por sobrecarga.

  • Material inadecuado: Calzado no apto para el ejercicio que se va a realizar, o que esté desgastado, no sea de la talla adecuada y quede pequeño o un poco holgado... Estos factores pueden incidir en un mayor impacto a cada paso o salto, maltratando la zona y predisponiendo a cirtas lesiones.

  • No respetar los descansos: Ejercicio demasiado continuo, sin períodos de descanso adecuados, puede debilitar las estructuras, pues no da tiempo a que se repongan y preparen para nuevos esfuerzos. El descanso inteligente es la clave de cualquier mejora del rendimiento, y de la prevención de lesiones también.

  • Pasar a entrenar en superficie más dura: Si no se produce un período de adaptación, realizar un esfuerzo intenso de carrera o salto en superficie significativamente más dura puede provocar que el organismo no se pueda acostumbrar al cambio, y sea susceptible de sufrir lesión.

  • Técnica inadecuada: Una zancada incorrecta en la que el peso caiga de forma brusca siempre sobre una misma zona del pie puede provocar mayor riesgo de una fractura por sobrecarga. Corregir errores en la técnica siempre es una ayuda para reducir lesiones. Por ello es recomendable consultar con profesionales que nos puedan orientar sobre cómo mejorar nuestros gestos deportivos.

Fractura Pie

Tratamiento de las fracturas por estrés o sobrecarga

Aplicar las medidas preventivas es el mejor tratamiento. Si bien no es una lesión de las más frecuentes, es cierto que en deportistas si que tiene su importancia. Por aparecer de forma progresiva, a veces se pasa por alto y no se realizan las correcciones a tiempo.

En caso de que se produzca, los síntomas son dolor en la zona. Es un dolor que empeora al caminar o cargar sobre la zona afectada, y que limita o impide la práctica de carrera, salto, etc. Pruebas de imagen, como la radiografía, pueden confirmar el diagnóstico.

Se suele indicar reposo absoluto, inmovilizando la zona y desplazándose con bastones o muletas, para evitar cargar la zona lesionada, o reposo relativo, realizando una descarga parcial (aplicando una bota o zapato de descarga, que permite apoyar el pie pero liberando de cierto peso, para que la zona afectada pueda reposar).

Desde la fisioterapia, se pueden realizar técnicas para aliviar el dolor. Durante el tiempo de reposo, se pueden indicar ejercicios específicos para trabajar las zonas no lesionadas, para mantener la movilidad y la masa muscular y estar preparados para realizar ejercicio más intenso en cuanto la evolución de la lesión lo permita.

En Vitónica | Las lesiones más frecuentes del corredor y cómo evitarlas

Imágenes | solar 22 y Laszlo66 en Shutterstock (con derechos de autor)

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos