Compartir
Publicidad

'Keto Crotch' o entrepierna cetónica: un efecto secundario de la dieta cetogénica

'Keto Crotch' o entrepierna cetónica: un efecto secundario de la dieta cetogénica
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde hace un tiempo, entre las dudas en torno a la dieta cetogénica viene sobresaliendo una en particular. Algunas mujeres aseguran que un mal olor proviene de sus genitales debido a esta dieta. ¿Qué sabemos al respecto?

¿Qué es el 'Keto Crotch'?

Se conoce como Keto Crotch, entrepierna cetónica, si lo traducimos, a un desagradable efecto secundario de la dieta homónima. Según describen, este consiste un mal olor proveniente de la vagina que no tiene que ver con la higiene corporal, ni con la orina (o, al menos, no siempre).

Recordemos que la dieta cetogénica (que no la cetoacidosis), es un patrón alimenticio que consiste en eliminar una cantidad sustancial de hidratos de carbono de la dieta. Esto provoca que el cuerpo utilice las grasas para generar energía de manera menos eficiente pero más rápido: creando cuerpos cetónicos.

keto

Los cuerpos cetónicos como la acetona, el ácido acetoacético o el ácido betahidroxibutírico son consumidos por el cerebro y músculo en caso de no disponer de glucosa o glucógeno. No hace mucho, una dietista estadounidense, Lisa De Fazio, daba una posible explicación al fenómeno: el cambio de pH.

Según comentaba, los cuerpos cetónicos, como otros alimentos, podrían cambiar el pH de los genitales, provocando un cambio en el ecosistema bacteriano. Esto puede traducirse en una variación de olor proveniente de la zona. Sin embargo, hay quien no está del todo de acuerdo.

Los cuerpos cetónicos pueden hacerte cambiar tu olor corporal

Vayamos primero con los cuerpos cetónicos. Estas sustancias, en especial la acetona, son conocidas por tener un olor característico y desagradable. De hecho, una señal clínica del exceso de cuerpos cetónicos en el cuerpo es un olor llamativo en el aliento, en la orina y hasta en el sudor.

La vagina es un entorno muy delicado a nivel microbiológico. La cantidad de secreciones existentes, la humedad y la temperatura, permiten que un complejo sistema bacteriano conocido (y mal llamado) como flora vaginal proteja la mucosa vaginal. A veces, un desequilibrio provoca problemas varios.

Si sudamos cuerpos cetónicos, es factible que estos se acumulen en el sudor de la vagina y esta cambie su olor. Esto querría decir que tenemos un exceso de cuerpos cetónicos en el cuerpo. Esto también podría afectar a la microbiota vaginal, variando el olor más aún.

No es por culpa del pH, hasta donde sabemos

Los expertos no dudan del "Keto Crotch". El efecto secundario, el olor, no es objeto de escepticismo. Sin embargo, sí que lo es la explicación de la doctora De Fazio. Como hemos dicho, los cuerpos cetónicos sí que pueden cambiar el olor del sudor y de las secreciones.

Pero si lo hacen, también lo hacen en otras partes del cuerpo, sobre todo el aliento. Por otro lado, la secreción a nivel vaginal, ¿podría cambiar el pH? Hasta donde sabemos, no de una manera que afecte a la microbiota.

Si la presencia de cuerpos cetónicos cambia el ecosistema vaginal de otra manera, no tenemos evidencia de ello, por el momento. De hecho, aunque la alimentación tiene un efecto en la microbiota, rara vez está relacionado a un cambio drástico de pH, por suerte.

El cuerpo es bastante eficiente regulando el pH corporal, incluyendo el de la piel. Cuando ocurre un desajuste, como pasa con la cetoacidosis, podemos estar ante un problema muy, muy serio. Todavía existen pocas evidencias y pruebas que expliquen este "Keto Crotch". Aunque la relación parece clara, ¿qué ocurre con el resto de olores corporales? ¿De verdad cambia el pH? ¿Cambia la microbiota? Habría que investigar más sobre el cambio que se produce en esta delicada parte del cuerpo ante condiciones de cetogénesis.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio