Compartir
Publicidad
Duerme bien, vive mejor: estos son todos los beneficios que obtienes con un buen descanso nocturno
Wellness

Duerme bien, vive mejor: estos son todos los beneficios que obtienes con un buen descanso nocturno

Publicidad
Publicidad

A nadie hace falta convencerle de lo placentera que es una noche de sueño reparador. Pero a veces esas noches dependen de coger buenos hábitos de higiene del sueño, y todo lo que implica cambiar de costumbres nos cuesta siempre un poco más.

Si para eso sí que necesitas convencerte, piensa que dormir bien es una forma de cuidar tu salud tan importante como llevar una alimentación saludable o hacer ejercicio de forma regular. Estos son los beneficios que un buen sueño aporta a tu cuerpo y tu salud.

Mejora tu concentración y tu productividad

Dormir es esencial para distintos aspectos del funcionamiento del cerebro que incluyen la función cognitiva, la concentración y la productividad. Todas se ven afectadas negativamente cuando nos vemos privados del sueño.

La falta de sueño afecta negativamente a algunas funciones cerebrales igual que lo hace la intoxicación alcohólica

Algunos estudios lo demuestran. Por ejemplo, uno que analizó el trabajo de varios internos de medicina que seguían una rotación de turnos tradicional y lo comparaba con el trabajo de internos en una rotación que les permitía dormir un poco más. Los primeros cometieron un 36% más de errores que los segundos.

Otro estudio concluyó que la falta de sueño afecta negativamente a algunas funciones cerebrales igual que lo hace la intoxicación alcohólica, mientras que un buen sueño ha demostrado mejorar las habilidades de resolución de tareas y mejorar la memoria tanto en niños como en adultos.

Reduce el riesgo de enfermedades del corazón

La duración y calidad del sueño tienen un gran efecto en muchos factores de riesgo, algunos de ellos relacionados con enfermedades crónicas, como las cardiovasculares.

Una revisión de 15 estudios concluyó que las personas que duermen mal tienen un mayor riesgo de sufrir un infarto o un ictus que aquellas que duermen entre 7 y 8 horas cada noche.

Influye en el metabolismo y el riesgo de diabetes

Varios estudios han demostrado que reducir las horas de sueño de forma experimental afecta a los niveles de azúcar en la sangre y reduce la sensibilidad a la insulina.

Además, los malos hábitos de sueño están relacionados con efectos adversos en los niveles de azúcar en la sangre en comparación con la población general: aquellas personas que a menudo duermen menos de 6 horas al día tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

sueño-dormir

Reduce el riesgo de depresión

Algunas enfermedades mentales, como la depresión, están fuertemente relacionadas con el sueño de mala calidad y los desórdenes del sueño. Se estima que el 90% de los pacientes con depresión duermen mal, y los problemas para dormir se relacionan también con un aumento del riesgo de suicidio.

No es solo el insomnio. También las personas con otros desórdenes del sueño, como la apnea obstructiva del sueño, tienen ratios de depresión más altos que las personas que no los padecen.

Refuerza el sistema inmune

Incluso reducciones pequeñas del sueño han demostrado empeorar la función inmune de nuestro cuerpo.

En un gran estudio que evaluaba el desarrollo de un resfriado común tras administrar a los voluntarios el virus por vía nasal, los científicos concluyeron que las personas que dormían menos de 7 horas tenían el triple de posibilidades de pilar un resfriado que las que dormían 8 horas o más.

Reduce el riesgo de sobrepeso

Un mal sueño está muy relacionado con ganar peso. La gente que duerme menos de lo que debería tiende a pesar significativamente más que las personas que duermen lo necesario.

sobrepeso-sueño

En una revisión de decenas de estudios, los científicos concluyeron que los niños y adultos que duermen poco tienen, respectivamente, un 89 y un 55% más de probabilidades de convertirse en obesos.

En la relación entre el sueño y el sobrepeso aun no están claros todos los mecanismos, pero se cree que están mediados por muchos factores, incluyendo desajustes hormonales y el cansancio para hacer ejercicio.

Mejora tu rendimiento deportivo

Un buen sueño mejora la actividad atlética y el rendimiento deportivo. En un estudio realizado con jugadores de baloncesto, un sueño más largo mejoró significativamente la velocidad, la precisión, el tiempo de reacción y el bienestar general.

Por otro lado, en un estudio realizado en mujeres que no eran deportistas profesionales, la falta de sueño se relacionó con un caminar más lento, menos fuerza en el agarre de objetos y en general una mayor dificultad para llevar a cabo actividades físicas independientes.

Mejora nuestras emociones e interacciones sociales

Un mal sueño reduce nuestra habilidad de interaccionar socialmente. Por ejemplo, un estudio demostró que las personas que no habían dormido ese día tenían mucha menos capacidad para reconocer expresiones de enfado o alegría en tests de reconocimiento facial.

Los científicos creen que esto ocurre porque la falta de sueño afecta a nuestra habilidad para reconocer señales sociales importantes y para procesar información emocional simple.

Imágenes | iStock
En Vitónica | Decálogo para lograr un sueño saludable cada día

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio