Leer los etiquetados nutricionales puede ayudarte a adelgazar

Sigue a Vitónica

información-nutricional

Si eres de los que se para a leer los etiquetados nutricionales de los alimentos en el supermercado, lo más seguro es que estés preocupado por tu alimentación. Esto, en la mayor parte de los casos, se va a traducir en una compra más saludable y equilibrada. Leer los etiquetados nutricionales puede ayudarte a adelgazar ya que escogerás alimentos con menos calorías, contenidos en azúcares y grasas.

No es lo mismo ir a ciegas a comprar por ejemplo unos cereales, donde al final escogemos los que tengan mejor sabor o aspecto, que ir a comprar aquellos que tengan una menor cantidad de azúcares. Vale la pena pararse a leer el etiquetado nutricional y saber qué estamos comprando. Si nuestro objetivo es perder peso, solamente leer estos datos nos va a orientar mucho a la hora de escoger la cesta de la compra.

Un alimento puede tener un aspecto sano e inmejorable cuando vamos a comprarlo, pero párate a leer qué cantidad de sus hidratos de carbono son a base de azúcares o si tiene mucha grasa. Seguro que en alguno de estos productos te sorprende lo procesado que está el alimento y las calorías que tiene.

Hay alimentos donde no podrás ver la información nutricional, como es el caso de los alimentos frescos: frutas, verduras, hortalizas, pescados y carnes. No te preocupes, estos alimentos posiblemente sean más saludables que aquellos que vienen en cajas.

Cuando nuestra intención es perder peso, yo me fijaría en cuatro aspectos clave del etiquetado de información nutricional:


  • Cantidad de calorías: pero no por cada 100 gramos de producto, más bien por porción de alimento. No es lo mismo comer 100 gramos de lechuga que 100 gramos de chocolate.

  • Azúcares: normalmente en el etiquetado lo aclaran como: “hidratos de carbono, de los cuales azúcares”. Si más del 20% de esos hidratos son a base de azúcares, el alimento puede suponer un lastre para nuestro peso. Ni que deciros de aquellos alimentos cuyos hidratos son el 100% azúcares.

  • Grasas: lógico pensar que cuantas menos grasas tenga, mejor, pero también hay que fijarse en el desglose que se hace de las grasas y ver cuáles son saturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas.

  • Fibra: un componente a tener en cuenta con respecto a la sensación de saciedad que nos pueda producir el alimento y en cuanto a la mejora en el tránsito del sistema digestivo. Alimentos con mucha grasa y azúcares pero que carecen de fibra pueden dar lugar a un estreñimiento bastante incómodo.


En Vitónica | La cena, una comida clave para adelgazar
Imagen | roeyahram

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios