Compartir
Publicidad
¿Por qué no debes hacer spinning en una bici estática tradicional?
Ciclismo

¿Por qué no debes hacer spinning en una bici estática tradicional?

Publicidad
Publicidad

Justo ayer veía un clásico del gimnasio: un chico haciendo spinning (o ciclo indoor) sobre una bicicleta estática de las de toda la vida. Horreur! Al hablar del tema en twitter me advirtieron de que hay mucha gente que no conoce las diferencias entre los dos tipos de bicicletas, y es posible que esa sea la razón por la que muchos las utilizan mal. Por eso hoy os contamos cómo es una bici de spinning y una bici estática, y por qué debemos utilizar cada una para lo que es.

Evidentemente, una bicicleta de spinning es estática, pero una bicicleta estática no tiene por qué estar diseñada para practicar spinning. Hay notables diferencias entre ambas que nos facilitan un tipo de entrenamiento u otro. La pregunta es: ¿se debe practicar spinning en una bicicleta que no está diseñada para ello?

El elemento diferencial: el volante o rueda de inercia

Spinning

Una bicicleta estática tradicional no está pensada para practicar spinning. La principal diferencia entre las dos es el volante o rueda de inercia que posee la bici de spinning: este volante es el que hace que la rueda siga girando gracias a la inercia aunque dejemos de mover los pedales (el volante continúa su movimiento por inercia cuando cesa el impulso que lo propulsa).

El volante de inercia también influye en la fuerza de la pedalada: en spinning no nos limitamos a empujar el pedal hacia abajo, sino que también tenemos que "tirar de él hacia arriba". Esto hace que las rodillas no se queden clavadas en el sitio cuando trabajamos con mucha resistencia o cuando pedaleamos rápido en un llano.

Además, la bicicleta de spinning tiene una transmisión de correas con un piñón fijo, mientras que en las bicicletas estáticas tradicionales los pedales van conectados directamente a su única rueda.

Otras diferencias importantes

bici-estatica

Es importante también la postura que adoptamos en cada una de las bicis. Las clases de spinning simulan un entrenamiento outdoor en una bicicleta de carretera o de montaña, por eso se parecen más a ellas en su forma. Esto, junto con la posibilidad de regular tanto altura como distancia de manillar y sillín nos permite llevar una postura propia de una bici de ruta e incluso realizar acciones similares, como pedalear de pie o llevar un ligero balanceo.

En la bicicleta estática tradicional generalmente podemos (y debemos) regular la altura del manillar y del sillín, pero no la distancia entre ambos. La postura que nos obliga a llevar es ideal si pedaleamos sentados, pero nada más.

Otra diferencia suele ser el manillar: en el caso de las bicicletas de spinning son manillares de triatleta que permiten distintas posiciones en el mismo. Las bicicletas estáticas solamente cuentan con dos cuernos.

¿Hay una bicicleta mejor o peor?

No es que una bici sea mejor que la otra: es que cada una está diseñada para hacer un entrenamiento diferente. Con la bicicleta estática podrás hacer un correcto entrenamiento cardiovascular; con la bicicleta de spinning podrás realizar entrenamientos HIIT y otros semajantes a subidas a puertos de montaña, llanear rápidamente, etc.

Personalmente, la bicicleta de spinning me parece una mejor opción ya que te permite realizar un entrenamiento más completo, siempre que se sepa utilizar. ¿Con cuál os quedáis vosotros?

Nota: cuando decimos "spinning" nos referimos a cualquier clase de ciclo indoor. Utilizamos spinning como palabra generalista y cercana que todo el público entiende, no refiriéndonos a la marca comercial.

Imágenes | Thinkstock #1 #2 #3 #4
En Vitónica | Cinco beneficios del spinning
En Vitónica | Cinco errores que debemos evitar al practicar spinning (y cómo solucionarlos)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos