Dieta del sirope de arce. Análisis de dietas milagro (XXXVI)

Síguenos

dieta-sirope

En las cercanías del verano, las dietas milagro no dejan de aparecer para tentarnos con sus sorprendentes propuestas, sin embargo, debemos colocarlas bajo la lupa y ser críticos al momento de decidir. Por ello, hoy realizamos el análisis de otra dieta milagro denominada la dieta del sirope de arce.

¿En qué consiste la dieta del sirope de arce?

La dieta del sirope de arce, tal como lo deja ver su nombre, se basa en este endulzante natural que según sus promotores, tiene efectos desintoxicantes y por ello, ayuda a adelgazar. Durante 10 días, la dieta se divide en tres partes, todas ellas de escaso aporte energético.

En una primera de tres días se propone ingerir solamente jarabe de arce diluido en agua con limón, seguidos de cuatro días de dieta vegetariana y por último, tres días idénticos a los primeros.

Propone una rápida pérdida de peso, de manera saludable pues el jarabe de arce es un alimento con minerales, proteínas, pocas grasas e hidratos.

Sin recomendaciones de ejercicio y con el sirope de arce como estrella esta nueva dieta de moda propone un semiayuno con una rápida reducción de peso.

dieta-sirope1

Errores de la dieta del sirope de arce

El principal error que podemos ver en esta dieta es basar toda nuestra ingesta en un alimento al cual se atribuyen propiedades mágicas, como es el sirope de arce, característica descriptiva de una dieta milagro.

Además, lógicamente, el jarabe de arce que es un azúcar, diluido con agua y limón, ingerido como único alimento durante tres días, nos hará reducir drásticamente las calorías permitiéndonos bajar de peso rápidamente.

Pero no podemos dejar de decir que es una dieta desequilibrada y riesgosa para la salud, pues puede propiciar excesos de líquidos con desequilibrios internos y carencias vitamínicas, pues si bien el sirope de arce ofrece minerales como el potasio o el calcio, casi no aporta vitaminas, excepto pequeñas proporciones de vitaminas del complejo B.

Y ni hablar de grasas esenciales para nuestro organismo que en esta dieta, prácticamente quedan anuladas.

Por último, no es una dieta que podamos sostener en el tiempo, que nos permita aprender a comer bien, ni socializar o modificar hábitos a favor de la salud. parece simplemente una ocurrencia para engañar al consumidor incentivando la compra del ahora “mágico” sirope de arce.

Vía | Directo al Paladar
Imagen | LA Foodie y LadyDragonflyCC

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios