Dieta HCG o de la hormona de embarazo. Análisis de dietas milagro (XXXII)

Sigue a

hcg


Hoy realizamos otro análisis de dietas milagro. En este caso se trata de una moda muy peligrosa que nos permitirá adelgazar utilizando una hormona que nuestro cuerpo libera en período de embarazo junto a una dieta muy estricta. Se trata de la dieta HCG.

¿En qué consiste la dieta HCG o de la hormona de embarazo?

El nombre HCG deriva de la hormona que se produce en nuestro cuerpo cuando el óvulo es fecundado y se adhiere al útero: gonadotropina coriónica humana. La dieta HCG entonces consiste en combinar una inyección de hormona HCG con una dieta de no más de 500 Kcal diarias.

Propone perder hasta 3 kilos por semana y se destina tanto a mujeres como a hombres.

No sólo promete dicha pérdida de peso importante sino también, reducir grasa en zonas localizadas como muslos, caderas y vientre.

Las inyecciones de la hormona del embarazo promoverían la movilización de grasas del cuerpo, que durante la gestación se realiza para alimentar al feto, mientras que aquí simplemente promueve la pérdida de peso y la dieta restringida en calorías, sin importar que alimentos tomamos, ayudan a acentuar el descenso de peso.

hcg1

Errores de la dieta HCG

Claramente podemos ver los errores de esta dieta milagro que utiliza las palabras naturales o fisiológicas que se adjudican a la hormona del embarazo para promocionarse mientras promete una notable pérdida de peso.

Primeramente debemos destacar que si bien la hormona es natural e inocua para nuestro cuerpo, no es natural su presencia si no es en período de embarazo. Por otro lado, la suma de esta hormona que promueve la liberación de grasas con una dieta muy restrictiva y muy baja en calorías, puede impactar en nuestro metabolismo que deberá reducirse para protegernos.

Asimismo, ante tan brusca pérdida de peso y ante tan drástica restricción dietaria, nuestro cuerpo puede padecer notables efectos adversos: desde carencias nutricionales, fatiga, irritabilidad y un pronunciado efecto rebote que lo único que hace es sumar frustración y daños a nuestro organismo.

Por supuesto, no es una dieta aconsejable, no protege la salud ni nos ayuda a modificar hábitos que se mantengan en el tiempo.

Vía | Bebes y Más
Imagen | Franck Mahon y Charlotte Astridd

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios