Compartir
Publicidad
Publicidad

Experimento: los efectos de no beber alcohol ni café por 15 meses

Experimento: los efectos de no beber alcohol ni café por 15 meses
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sólo por curiosidad, Tobías van Schneider puso en marcha un experimento y hoy, compartimos con vosotros los resultados o los efectos en su vida de no beber alcohol ni café por 15 meses.

Los cambios que ocasionó el experimento se resumen en un artículo que el protagonista redacta en la revista Medium y que a continuación compartimos con vosotros:

  • Gran ahorro de dinero: Tobías relata que tras un mes sin beber alcohol ni café llevaba ahorrado en su cuenta unos 1000 dólares, que para quien vive en Nueva York no es demasiado pero que en un año puede representar mucho dinero. Mil dólares que no sólo los gasta quien bebe mucho alcohol, sino quien toma un par de copas cada tres días o un par de cafés a diario, pues además, su ingesta generalmente lleva a otros consumos que también ocasionan gastos.
  • Menos tiempo dedicado a salidas: debido a que muchas reuniones compartidas se basan en el consumo sobre todo, dejar de beber alcohol y café ha conducido a Tobías a salir menos y a reconocer sus verdaderas amistadas, ya que muchos amigos se basan en los hábitos de consumo, según el mismo protagonista concluye. Así, las salidas pasaron a ser más justificadas y reales y ya no dedica gran tiempo a beber mientras se practican conversaciones sin demasiado sentido.
  • Mejoró el descanso nocturno: aunque muchos piensan que tras beber un par de copas se duerme mejor, Tobías señala que en realidad, la calidad del sueño mejora notablemente y tras dejar de beber alcohol y café notó un incremento en su nivel de energía cada mañana.
  • Menos estrés: el protagonista atribuye este cambio sobre todo a la eliminación del café de sus días, pues señala menor nivel de ansiedad y la sensación de estar más relajado, así como de tener una mejor digestión tras abandonar esta bebida. Asimismo, señala que para sustituir la función social que conlleva la ingesta de un café, escoge beber un café descafeinado o un té en su reemplazo.

Éstos son los efectos de no beber alcohol ni café por 15 meses según el protagonista del experimento en cuestión, sin embargo, podría también a nosotros ayudarnos a resolver muchos de nuestros males habituales, ¿no lo creen?

Cafe

Lo que la ciencia dice al respecto

Aunque muchos de los efectos de eliminar el alcohol y el café de la dieta pueden variar de una persona a otra, la ciencia puede ayudarnos a descubrir lo que en realidad sucederá si dejamos de ingerir bebidas alcohólicas y café por unos meses.

Sin duda ahorraremos dinero si no sustituimos su ingesta por otras bebidas que igual debemos comprar, pero sobre nuestro nivel de estrés y estado de ánimo, los estudios indican que los bebedores moderados toleran mejor el estrés y tienen menor riesgo de sufrir depresión que quienes no beben alcohol o lo hacen en grandes cantidades.

Asimismo, hay investigaciones que indican menores niveles de hormonas del estrés como el cortisol ante la ingesta de café durante el día, por lo tanto, quizá el menor estrés asociado a la eliminación de esta bebida tenga otras causas o factores asociados.

Sin embargo, sí puede haber influencia de la cafeína en nuestro descanso nocturno, según ha sido probado, aunque no todas las personas verían afectada la calidad de su sueño por la ingesta de café durante el día.

Asimismo, en algunos estudios la ingesta de alcohol también se ha vinculado a menos horas de sueño, por lo tanto, quizá limitar o evitar estas bebidas en la dieta habitual sí producen cambios positivos en el descanso nocturno.

Por otro lado, la ingesta moderada de café puede ofrecernos algunos beneficios que no podemos ignorar y lo mismo sucede con la ingesta de vino tinto o cerveza por ejemplo.

Por lo tanto, quizá no debemos llegar al extremo de erradicar el alcohol y el café de la dieta, pero sí podemos lograr cambios positivos moderando o reduciendo su ingesta en nuestro día a día.

Vía | Medium, Behavioral Medicine, Volume 23, Issue 3, 1997; Psychoneuroendocrinology, Volume 32, Issue 4, May 2007, Pages 322–330; Sleep Medicine, Volume 3, Issue 3, May 2002, Pages 271–273 y The Journal of Pediatrics, Volume 153, Issue 5, November 2008, Pages 635–639.e1
En Vitónica | Experimento, ¿es peor una borrachera que beber una copa a diario?
Imagen | Pixabay e iStock

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos