Utilizando las bases de la dieta paleolítica para adelgazar

Sigue a Vitónica

adelgazar


La dieta actual tiene grandes diferencias con la dieta paleolítica que llevaban nuestros antepasados, quienes se mantenían saludables y lejos de la obesidad. Y si bien hoy no podemos reproducir idéntica alimentación, si podemos utilizar las bases de la dieta paleolítica para adelgazar.

Es decir, no estamos proponiendo erradicar por completo los cereales refinados, los dulces o algunos alimentos industriales que sólo hoy poseemos, pues si así fuera, la paleodieta sería poco real en la actualidad, sólo estamos intentando utilizar las bases de esta dieta para adelgazar.

Las bases de la dieta paleolítica que podemos emplear para adelgazar de manera efectiva, sin pasar hambre y sin riesgos para la salud son:

Proteínas magras a diario

Las proteínas dan saciedad y demandan al cuerpo gran trabajo para metabolizarse, lo que implica un gasto calórico por digestión y un plus de saciedad al mismo tiempo que este nutriente nos ayuda a conservar masa magra en el cuerpo que sabemos, es metabólicamente más activa.

Por eso, para cumplir con este principio de la dieta paleolítica, debemos consumir a diario lácteos desnatados, carnes magras y clara de huevo, pues nos ayudarán a incrementar levemente las calorías ofrecidas por proteínas, algo que caracterizaba a la dieta paleolítica, donde más del 30% de las calorías totales diarias derivaban de este nutriente.

Nosotros no debemos ascender a esta proporción la ingesta de proteínas, pero si podemos obtener un 15-20% de las calorías de nuestra dieta para adelgazar, baja en calorías, por medio de las proteínas.

granos

Elevada presencia de fibra

El la dieta paleolítica se consumían más de 40 gramos de fibra cada día, pues nosotros apenas alcanzamos la recomendación 25 a 30 gramos, por eso, si queremos adelgazar poniendo en práctica este principio, debemos consumir más frutas y verduras crudas y con piel e incorporar semillas y legumbres a nuestra dieta.

Algo fundamental, cambiar los cereales refinados por integrales, que brindan más micronutrientes y dan más saciedad al organismo.

Reducida presencia de grasas buenas

Las grasas deben estar presentes, pero en proporciones menores a las que consumimos actualmente y escogiendo siempre aquellas de mejor calidad, para ello, es importante utilizar aceite de oliva pero reducir el consumo de frituras.

Asimismo, podemos reducir el consumo de embutidos y fiambres a una ingesta ocasional y elegir productos bajos en grasas como el jamón serrano o el pavo, por ejemplo. También es importante evitar el agregado de aderezos y salsas a la dieta y consumir más pescado y menos carnes rojas.

Y por supuesto, emplear siempre carnes magras para incluir en nuestra dieta.

Los hidratos no pueden faltar

Si bien los hidratos estaban presentes en la dieta paleolítica, en aquella época no existían los refinados ni procesados industriales, es decir, no había azúcares. Por eso, hoy podemos poner en práctica este principio no eliminando los hidratos pero si reduciendo o moderando la cantidad consumida y sobre todo, escogiendo muy bien el tipo de alimentos que lo contienen.

Es decir, podemos echar mano a más frutas y verduras, incluir cereales integrales, legumbres, granos enteros y derivados y no emplear azúcar para endulzar sino algún edulcorante artificial o acalórico en su reemplazo.

paleo3

Sólo agua como bebida

Como es de imaginar, en el paleolítico no existían zumos industriales, refrescos, bebidas alcohólicas ni nada similar, por lo tanto, nosotros si queremos poner en práctica las bases de la dieta paleolítica para adelgazar, debemos sólo utilizar agua como bebida.

Además, como ya hemos dicho, que el agua sea la bebida principal es un principio básico en una dieta de adelgazamiento y será de gran ayuda para hidratarnos sin sumar calorías innecesarias al cuerpo.

Conclusión

Podemos utilizar las bases de la dieta paleolítica para adelgazar, sin obsesionarnos por imitar al pie de la letra este tipo de alimentación que dista mucho de ser sostenible en la actualidad, en que disponemos de métodos de cocción diferentes, un estilo de vida distinto y además, existen muchos productos con procesamiento industrial que antes estaban muy lejos de la sociedad.

Por supuesto, estas bases pueden ayudar a encaminar una dieta para adelgazar, pero además, es importante no dejar de movernos, volvernos más activos y cuidar nuestra salud contando, de manera ideal, con asesoramiento profesional.

Imagen | Charlotte Astrid, Theswedish y Cookbookman17

Deja un comentario

Ordenar por:

24 comentarios