Cómo caernos y levantarnos con los patines

Sigue a Vitónica

Patines

Una de las primeras cosas que debemos aprender cuando nos ponemos los patines es a caernos y a levantarnos de manera correcta. Parece una tontería, pero no lo es tanto: caer de forma controlada nos puede ahorrar muchas lesiones, y saber levantarnos evitará que parezcamos tortugas panza arriba.

Antes de nada recordad la importancia de llevar siempre las protecciones necesarias: casco, muñequeras y rodilleras son indispensables para patinar de forma segura. Si además sabemos cómo caernos y levantarnos podremos patinar sin ningún miedo.

Cómo caernos con los patines


Para saber caerse correctamente hay que practicar un poco y recordar la regla básica: intentar caer siempre hacia delante. Lo primero que debemos hacer es abrir las puntas de los patines para facilitar la flexión de la rodilla; desde ahí apoyamos las rodillas en el suelo (si llevamos rodilleras no nos haremos daño). Después apoyamos las muñecas con los brazos por delante del cuerpo y abiertos a la anchura de los hombros.

Es importante que lo primero que toque el suelo sean las rodillas, nunca las muñecas: si llevamos los brazos por delante y apoyamos las manos, la articulación de la muñeca absorberá un gran impacto y puede conllevar una luxación o fractura. Primero las rodillas, luego las manos, y siempre intentando deslizarnos por el suelo.

Si inevitablemente nos vamos a caer de espaldas (si no nos da tiempo a girarnos para caer de frente) lo más importante es no caer con el coxis. Intentaremos girarnos para caer de lado sobre el glúteo o la cadera. Ojo con la espalda en estos casos: intentad que no toque el suelo de forma brusca. Mejor un moratón en el culo que una lesión en la espalda.

El punto clave es no perder el control y saber lo que debes hacer. La situación más típica es coger demasiada velocidad, echar el cuerpo hacia atrás porque nos invade el miedo y caernos hacia atrás: ¡error! Recordad que siempre, siempre, siempre es preferible caer hacia delante. Personalmente, si cojo mucha velocidad y descontrolo prefiero tirarme al suelo de forma segura antes que atropellar a alguien.

Si notas que pierdes el equilibrio y que te vas a caer lo mejor que puedes hacer es caerte: ya sabes que te vas al suelo, así que en esos milisegundos intenta adoptar la postura adecuada y que menos daño te reporte. A caerse se aprende cayéndose, qué le vamos a hacer.

Cómo levantarnos con los patines


A la hora de levantarnos lo primero es colocarnos boca abajo y ponernos a cuatro patas apoyados en rodillas y manos: como llevamos muñequeras y rodilleras no nos haremos daño. Desde ahí tenemos la opción básica: sacamos un patín por fuera hasta quedarnos sobre una rodilla y un patín, luego sacamos el otro y subimos nuestro cuerpo con el peso siempre hacia delante, como si hiciéramos una sentadilla.

Si estás en medio de una cuesta porque te has caído, recuerda colocar los patines en perpendicular a la pendiente para no salir despedido según te levantes. Puede parecer una obviedad, pero con las prisas por levantarme y que nadie vea que me he caído, yo lo he hecho alguna vez.

Y lo más importante: si te caes, ¡sonríe! Y recuerda que lo malo no es caerse, sino no poder levantarse.

En Vitónica | Patines para unas piernas y glúteos de cine

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios