Compartir
Publicidad

Vendaje neuromuscular y funcional: no es lo mismo

Vendaje neuromuscular y funcional: no es lo mismo
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Existen vendajes muy utilizados en el mundo del deporte que también han dado el salto a su uso en pacientes de todo tipo, debido a que los materiales, si bien no son de lo más barato, tampoco tienen precios elevados. Esto unido a su relativa facilidad de aplicación ha hecho que se diversifique su utilización en muchos ámbitos, y su uso se extienda a todo tipo de pacientes y lesiones. Hablo del vendaje neuromuscular y el vendaje funcional que no son lo mismo, y así lo aclaro para que no haya dudas.

No se parecen en nada, y la mayoría conoceréis la diferencia. Sin embargo, a veces se confunden, y conozco casos de personas que por vendaje funcional entienden “esos de tiras de colores” y no, no son esos. Vendaje neuromuscular y funcional se utilizan en deporte y otras lesiones, pero no son parecidos.

De ambos vendajes ya hemos hablado en Vitonica (cito artículos al final de este post), y hablaremos más próximamente, según vaya siendo necesario. Sin embargo, todavía algunas personas pueden confundir los nombres, por lo que he pensado que puede ser interesante diferenciar bien entre ambos vendajes.

Vendaje funcional. Características.

El vendaje funcional pretende limitar el movimiento (incluso realizando inmovilización) de forma selectiva. Esto quiere decir que el (o los) movimientos dañinos se limitan, mientras que se permite el resto de movilidad de la articulación. Esto es de gran utilidad en el deporte.

Esto es útil en ciertas lesiones que no requieren reposo completo, sino solo un reposo selectivo de la zona lesionada. Es más, solo se necesita evitar movimientos o posiciones que empeoran la lesión, mientras que no hay problema en realizar otro tipo de movimientos.

Este vendaje es muy útil, por ejemplo, en esguinces de tobillo o rodilla, luxaciones y otras lesiones producidas en dedos de la mano, problemas de rodilla (problemas de alineación de la rótula, tendinopatías), problemas de inestabilidad de hombro, etc. Estos vendajes permiten, en cierta medida, seguir realizando la actividad deportiva protegiendo la zona lesionada.

Por ejemplo, en un esguince de rodilla o tobillo, se limita el movimiento que provoca daños, mientras que se permite el apoyo y el resto de movimientos que no agravan la lesión. En escaladores, los vendajes de las articulaciones de los dedos permiten seguir practicando este deporte sin empeorar lesiones ya existentes, o como forma de prevenir la aparición de nuevas lesiones.

Estos vendajes se realizan con cintas de tape, y otros materiales que varían sus características: anchura, elasticidad (desde inelásticos hasta muy elásticos), etc. Suelen abarcar articulaciones, fijándolas de forma selectiva para impedir ciertos movimientos.

Vendaje neuromuscular. Características.

Este tipo de vendaje también recibe el nombre de kinesiotaping, y este si es el de “las tiras de colores”. Es un vendaje que podríamos decir “está de moda”. El deporte es un estupendo escaparate, y los recientes Juegos Olímpicos han sido la prueba de ello.

El vendaje neuromuscular utiliza unas tiras especiales, que son duras, resistentes y con un adhesivo muy potente. Esto hace que puedan aguantar sudor, agua y otras inclemencias sin alterarse.

Se aplica directamente sobre la piel, abarcando zonas musculares, no necesariamente articulares. Aunque también se emplea en articulaciones, provocando limitación o favorecer ciertos movimientos.

El vendaje neuromuscular se aplica de forma completamente diferente al funcional. El neuromuscular utiliza unas bases donde no busca fijar o limitar el movimiento de la articulación. Actúa sobre el músculo, cambiando la información propioceptiva (acortamiento, estiramiento, sensibilidad…).

Por el material, que se pega muy bien a la piel, es también útil para realizar otro tipo de vendajes, aunque la idea del funcional es esa: corregir la alteración a través de la información que el músculo recibe por cómo está colocada la cinta.

Conclusiones.

Estos vendajes sí se parecen en que su difusión viene a través de su uso en el mundo del deporte, pero luego han saltado a su aplicación a todo tipo de públicos, siendo eficaces en unas patologías y no tanto en otras, aunque a veces, por modas, se utilicen indiscriminadamente para tratar cualquier tipo de lesión.

Sus pocos (se podría decir que nulos) efectos secundarios y el “efecto llamada” que provoca el que estén de moda puede hacer que estos vendajes (sobre todo el neuromuscular) se apliquen para cualquier tipo de lesión. Sin embargo, por sentido común, siempre tienen que ser complementarios a otras técnicas de tratamiento, para que la recuperación de la lesión sea satisfactoria.

En Vitonica | Vendaje funcional para prevenir y tratar lesiones
En Vitonica | Utilidad del kinesiotaping o vendaje neuromuscular

Imagen | Slip

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos