Compartir
Publicidad

El sedentarismo limita más que la edad

El sedentarismo limita más que la edad
Guardar
3 Comentarios
Publicidad

Todos sabemos que al ir cumpliendo años se produce pérdida de capacidades tanto físicas como mentales. No es nada nuevo decir que la edad avanzada aumenta el riesgo de sufrir enfermedades e incapacidad, pero también quiero señalar que la edad, por sí misma, no el único factor. Existen también personas de edad avanzada con una salud y estado físico envidiables, así como personas donde el sedentarismo y la falta de actividad les provocan más limitaciones que la edad avanzada.

El caso de Johanna, gimnasta a sus 86 años de edad, es un ejemplo de que un cuerpo entrenado puede mantenerse sano y fuerte. Sin embargo, un cuerpo acostumbrado al sedentarismo sufre más limitaciones.

Llegar a una edad avanzada implica que el organismo pierde capacidades, lo que provocará de forma progresiva pérdidas de memoria a corto plazo (olvidos), disminución de la capacidad de atención y concentración, disminución de la agilidad mental, disminución del tamaño y fuerza de los músculos, deterioro de las articulaciones… Además, al ir cumpliendo años es mas fácil que se sufran enfermedades o accidentes. Pero esto no es indicativo de que la edad avanzada sea sinónimo de poca capacidad física y mental.

Al cumplirse años existe una tendencia al sedentarismo, a la apatía, falta de motivación… Es la falta de uso la que provoca grandes estragos ya que en nuestro cuerpo se atrofia aquello que no utilizamos. Una persona que mantenga una cierta actividad física y mental podrá cumplir años sin que el deterioro suponga un abismo.

Sin embargo aquellos que cumplen años sin preocuparse por cuidar su cuerpo y su mente terminarán viendo cómo el deterioro avanza de una forma más rápida y agresiva, con enorme dificultad para la recuperación.

El ahora es el mejor momento para prevenir los males del mañana. Manteniendo un estilo de vida saludable durante todo nuestro ciclo vital conseguiremos mantener las mejores condiciones posibles, para cumplir con aquel dicho que sostiene que “hay que dar años de vida, pero también hay que dar vida a los años“.

Imagen | Casey David

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos