Publicidad

Algunos puntos a tener en cuenta sobre los alimentos congelados

Algunos puntos a tener en cuenta sobre los alimentos congelados
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

La congelación es una de las mejores maneras que existen de preservar las propiedades de los alimentos y conservarlos por más tiempo. Casi todos los alimentos se pueden congelar y de hecho existe toda una industria entorno a este modo de conservación, aunque es importante que sepamos cómo manipular los congelados para que los alimentos sigan en perfectas condiciones, ya que no seguir un buen proceso de congelación puede ser el detonante para que un alimento se estropee.

La comida congelada dura mucho tiempo una vez se haya sometido a este proceso, pero en ocasiones esta duración no es tan larga debido a las malas condiciones de conservación y a numerosos fallos a la hora de mantener el alimento de esta manera. Por ello en Vitónica vamos mostrar cómo debe llevarse a cabo el proceso de congelación y su mantenimiento.

Por todos es sabido que cuanto antes se congele un alimento más nutrientes se preservarán del mismo, ya que a medida que pasa el tiempo se van perdiendo propiedades. Por ello si decidimos congelar un alimento lo debemos hacer lo cuanto antes y así aprovechar al máximo sus beneficios. La mayoría de alimentos congelados que vemos en el mercado están sometidos a este proceso en los primeros momentos de recogida, por lo que sus características deberían ser óptimas. El problema reside cuando ese ciclo de frío se altera.

Por otro lado están los alimentos que conservamos nosotros en casa después de comprarlos. Para congelarlos debemos tener en cuenta el tipo de alimento que es a la hora de calcular el tiempo que pueden estar congelados. El alimento que más aguanta es la carne que puede durar de tres a seis meses sin estropearse. El pescado en cambio es más vulnerable, por lo que no es recomendable mantenerlo congelado más de tres meses, al igual que las verduras y los platos preparados.

Es importante que tengamos esto en cuenta, ya que a pesar de que la congelación es la mejor forma de conservación y preservación de los nutrientes, a medida que pasa el tiempo se pierden más de éstos, llegando un punto que esos alimentos quedan inservibles. No solo el tiempo es algo que debemos tener en cuenta a la hora de mantener los alimentos, sino que es importante evitar las fluctuaciones de temperatura. El ciclo del frío es importante para evitar la pérdida de nutrientes en los alimentos. Para lograrlo es importante que mantengamos nuestros refrigeradores a una temperatura constante.

No solo sirve con tener cuidado en nuestros hogares, sino que también debemos fijarnos a la hora de adquirir los alimentos en las tiendas. Un truco para saber si se ha roto la cadena de frío es comprobar que el paquete en el que va envuelto no tiene hielo alrededor, al igual que el alimento en sí. Cuando existen grandes capas de hielo quiere decir que ha habido grandes fluctuaciones de temperatura, por lo que ese alimento no está en condiciones óptimas.

Lo mismo sucede cuando compramos un alimento y lo llevamos a casa, es importante utilizar bolsas térmicas que nos ayuden a preservar la temperatura y eviten aumentos de las mismas que contribuyen a romper el ciclo de refrigeración. Otra cosa que debemos tener en cuenta es el descongelado de estos alimentos, debe hacerse en la nevera, para que el aumento de la temperatura no sea brusco, sino algo progresivo. Por ello debemos sacar los alimentos un día antes del congelador y ponernos en la nevera para que se descongelen y poder prepararlos. Descongelar de forma rápida con microondas o agua caliente no es bueno para los alimentos, ya que los cambios bruscos de temperatura los hacen perder cualidades.

Imagen | asifthebes

En Vitonica | Nuevos sistemas de congelado para preservar mejor los alimentos
En Vitonica | Verduras, ¿congeladas o frescas?
En Vitonica | Consejos de alimentación de Txumari Alfaro

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir