Compartir
Publicidad
"Dieta" y "buffet libre" no son enemigos: así tiene que ser tu comida para seguir perdiendo peso
Alimentos

"Dieta" y "buffet libre" no son enemigos: así tiene que ser tu comida para seguir perdiendo peso

Publicidad
Publicidad

Hay algunas personas, entre las que me incluyo, para las que comer en un buffet libre es a la vez una alegría y una angustia. Al entusiasmo por comer cosas ricas y sin límite se sobrepone el agobio de saber que puedo terminar con un enorme empacho y cierto sentimiento de culpa. Sé que no debería sentirme así, pero la mayor parte de las veces no sé cómo evitarlo.

Por suerte, pensando un poco antes y tomándose las cosas con calma, no es ni mucho menos imposible disfrutar de una comida (o desayuno) en un buffet libre no solo sin salir mortalmente empachado, sino también manteniendo el control hasta el punto de respetar un posible esfuerzo por perder peso.

1. No tengas prisa

Es habitual que al entrar en el buffet y ver toda la comida expuesta te entren las prisas por probarlo todo, pero no lo hagas. Date un momento para ver todo lo que está a tu disposición y elegir qué es lo que más te apetece, incluidos los postres.

Así podrás elegir tu comida con toda la información que necesitas, y no irás añadiendo más y más alimentos a tu plato cuando descubras algo más que también te gusta.

buffet-comida

2. Elige bien dónde sentarte

Parece una tontería, pero puede serte de gran ayuda para controlar lo que comes sentarte en un lugar en el que no tengas la comida justo al lado y, si es posible, no la tengas si quiera a la vista. Intenta sentarte lejos y de espaldas. Así evitarás la famosa costumbre de "comer con los ojos".

Olvídate también de la idea de sacarle partido a lo que has pagado comiendo todo lo que seas capaz. El precio no debe suponer la obligación de comer más, sino de disfrutar lo que comas.

3. Ojo a las bebidas

Igual que cuando comes en otros tipos de restaurante, o en casa, es importante que tengas en cuenta las calorías que hay en tu bebida, y si estás a dieta (y si no, casi también) que evites los refrescos azucarados, las bebidas alcohólicas y los zumos.

bebidas-refrescos

En vez de eso, ¡bebe agua! De hecho, puede ser una buena idea que antes de empezar a comer te bebas un buen vaso de agua fresca. Te ayudará a hidratarte y te llenará parcialmente el estómago, de forma que terminarás comiendo menos. Varios estudios han relacionado el beber agua con una mayor pérdida de peso, por ejemplo este, este o este.

4. Un plato mejor que dos (o tres)...

Una vez que te hayas dado un paseo por toda la oferta del buffet, es hora de elegir tu comida. La limitación en el tamaño de las raciones ha demostrado ser una forma eficaz de perder peso, así que comienza poniéndote un límite: un solo plato. Así elegirás bien lo que realmente te apetece y no irás llenando un plato tras otro hasta reventar.

5... pero la ensalada no cuenta

En el anterior límite de un solo plato puedes hacer una excepción: un segundo plato para ensaladas de verduras frescas. Son una alternativa habitual en los buffets libres, y tienen varias ventajas: llenan mucho con pocas calorías, son ricas en verduras frescas, entran muy bien sobre todo en verano y pueden darte ideas nuevas para ensaladas que puedes hacer tú luego en casa.

ensalada-verduras

Eso sí, a ver qué lleva la ensalada que comes: si incluye cosas como fiambre, queso, pollo rebozado... difícilmente podrá considerarse una ensalada baja en calorías.

6. Eso sí, ojo a los aliños y salsas

Salsa rosa, alioli, salsa cesar, salsas para carnes y pescados... Presta atención a las salsas que acompañan a muchos de estos platos, y modérate (o evítalas). Muchas de estas salsas tienen un alto contenido en grasas, sal o azúcar, así que no servirá de nada que controles lo que pones en el plato si luego lo riegas generosamente con una de ellas.

7. Prima los alimentos de origen vegetal

Puesto que puedes elegir libremente qué comer, inclínate por alimentos de origen vegetal: verduras, legumbres, frutos secos y semillas (estas son una buena aportación a las ensaladas que decíamos antes) y frutas. Te ayudarán a sentirte saciado, te aportarán muchos nutrientes importantes y en total consumirás menos calorías.

Según este metaanálisis, las personas que consumen dietas basadas en plantas suelen tener un menor índice de grasa corporal y también es una buena estrategia para bajar de peso.

brochetas-vegetales

8. Cuidado también con los postres

Si eres de los que termina la comida con algo dulce, echa un vistazo a los postres y decántate por la fruta mejor que por otras opciones, como lácteos azucarados o bollería. La fruta es rica en azúcares intrínsecos beneficiosos para la salud, tal y como demuestra esta investigación, a diferencia de los azucares añadidos que pueden tener otras opciones.

Imágenes | Pixabay En Vitónica | Lo que tienes que evitar (y lo que tienes que comer) en el buffet de desayuno de tu hotel para conseguir un plato saludable

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio