Publicidad

El vídeo de la manzana y lo fácil que es crear un bulo alimentario

12 comentarios

Publicidad

Publicidad

Es increíble lo fácil que es crear un bulo alimentario y que miles de personas se lo crean, lo compartan y, automáticamente, esto pase a formar parte del decálogo de la sabiduría alimentaria. El vídeo de la manzana raspada es todo un manual de la perfecta magufada.

Por si no sabéis de que va el tema, os cuento: un señor ve en un vídeo por YouTube (como no), que si raspas la piel de una manzana y quemas las raspaduras, estas huelen "raro", como a plástico. Automáticamente con esto se deduce que estamos comiendo veneno, que la industria alimentaria vete a saber qué nos mete en los alimentos.

Debemos ser cuidadosos y críticos con los videos apocalípticos sobre alimentación

Este señor decide reproducir tal "experimento" en su casa y comprueba que, efectivamente, si raspas la piel de una manzana y quemas las raspaduras, huele a algo sospechoso. Cuelga el vídeo en Facebook y en unos días tiene más de 13 millones de reproducciones y medio millón de compartidos.

Con tal nivel de viralización, es más que probable que la mayor parte de gente que ve el vídeo se crea el bulo alimentario, sin cuestionarse por qué pasa eso o investigar dicho experimento casero.

A mí, una de las primeras cosas que se me ha venido a la cabeza ha sido: ¿la manzana será de verdad?, después, dando un voto de confianza y suponiendo que la manzana es como una cualquiera, me he puesto a investigar un poco sobre bromatología, industria alimentaria y manzanas.

A poco que uno mire en los sitios adecuados, comprobará que la información nos lleva a que ese "olor raro" que desprende la ralladura de la piel de la manzana no es más que una cera comestible que la manzana crea como medio de protección o la industria alimentaria añade para mejorar su conservación. De ahí que también las manzanas brillen mucho si las limpiamos con esmero.

La cuestión es si nos vamos a creer todo lo que vemos en las redes sociales sin cuestionarnos nada, compartiendo o dándole a "Me gusta" por pura inercia. Hace veinte años nos creíamos todo lo que leíamos en los libros y mucho me temo que esto lo hemos trasladado a lo digital, donde todo el mundo puede opinar de cualquier cosa intentando crear dogma.

Los alimentos son química, ni más ni menos

Todos los alimentos se componen de moléculas y son pura química. La industria alimentaria lo que intenta es mejorar las condiciones de conservación y que todos podamos tener fruta fresca en nuestras casas, incluso si esta viene de otro continente.

Podemos discutir sobre las cualidades organolépticas de la fruta y cómo influyen estos métodos de conservación, la típica expresión: "esta fruta no sabe a nada". Pero creo que no es muy discutible la seguridad alimentaria que nos ofrece hoy en día la industria alimentaria en estos productos (organismos como la Agenica Española o Europea de Seguridad Alimentaria velan por ello).

Qué pasa si cogemos cualquier alimento, parte de él y lo quemamos...evidentemente huele a chamusquina. No por eso podemos deducir que la comida es mala o veneno, simplemente tenemos que preguntarnos por qué huele de esta o aquella manera, qué tendrá en su composición para que huela o se queme así.

Mi consejo es que desconfíes de todo video e información que sea alarmista o muy positivista en cuanto a un alimento. La regulación en cuanto a seguridad alimentaria es alta con lo que comemos, afortunadamente para nosotros en el primer mundo.

Y para los más escépticos en cuanto a alimentos y química, os recomiendo el libro de J.M. Mulet: Comer sin miedo. Nadie como un experto en bioquímica para hablarnos sobre los alimentos y desmentir miedos infundados sobre química y alimentación.

Vía | El Comidista

Vídeo 1 | TOXIC VIDEOS

Vídeo 2 | Mauricio Schwarz

Comer sin miedo: Mitos, falacias y mentiras sobre la alimentación en el siglo XXI (Imago Mundi)

Comer sin miedo: Mitos, falacias y mentiras sobre la alimentación en el siglo XXI (Imago Mundi)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir