Compartir
Publicidad

Sí, el arroz tiene arsénico, pero no te alarmes: así puedes cocinarlo para eliminarlo

Sí, el arroz tiene arsénico, pero no te alarmes: así puedes cocinarlo para eliminarlo
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los cultivos pueden absorber nutrientes y muchos otros elementos de la tierra, tal es así que los granos pueden tener arsénico y no son pocos los expertos que hoy en día desaconsejan el consumo de arroz por esta razón. Sin embargo, aunque el arroz tiene arsénico no debemos alarmarnos, pues podemos eliminar este metaloide cocinándolo correctamente.

El arroz es uno de los alimentos que más arsénico posee pero no es el único, sino que el pan de trigo, los alimentos procesados derivados de granos, la leche y lácteos también suman esta componente a la dieta, siendo mayor la exposición al arsénico entre los niños.

Más allá de estos datos, no debemos alarmarnos, pues la buena noticia es que si aplicamos el método de cocción adecuado podemos eliminar gran parte del arsénico del arroz. Toma nota:

Remojar el arroz previo a la cocción

Colocar en remojo el arroz unas horas previas a su cocción y desechar el agua en el cual fue remojado por un tiempo es una buena alternativa para reducir el contenido de arsénico del arroz.

Esto lo podemos aplicar en casa dejando en remojo el arroz (que debe estar cubierto por agua) desde la noche anterior a su cocción. Si cambiamos el agua de remojo una vez al menos durante el tiempo que permanezca allí los resultados serán aun mejores.

1366 20001

Lavar el arroz antes de cocinarlo

Si tomamos la porción de arroz que vamos a cocinar y la enjuagamos bien bajo el grifo de agua, frotando sus granos una y otra vez, estaremos quitando hasta un 80% el arsénico que contiene.

De ser posible, debemos lavar dos o tres veces el arroz buscando que el agua que resulte del proceso salga lo más clara o transparente posible. De esta forma, quitamos impurezas y reducimos el contenido en arsénico del cereal.

Hervir el arroz en abundante agua

Además de aplicar las medidas anteriores, podemos tomar la precaución de hervir el arroz en abundante agua para reducir el arsénico que este contiene.

En la medida de lo posible debemos usar por cada parte de arroz, tres o más de agua y por supuesto, desechar el agua de la cocción donde quedará retenido gran parte del arsénico. Entonces, lo hervimos y colamos igual que como haríamos con una pasta.

Como hemos dicho y de seguro han leído antes, el arroz sí tiene arsénico pero no debemos alarmarnos, pues con estas técnicas de cocción podemos eliminarlo de nuestros platos o reducirla de manera tal que nunca superaríamos los límites máximos de ingesta establecidos por la Unión Europea desde el 2015.

Bibliografía consultada | EFSA Journal, Volume 12, Issue 3, Version of Record online: 6 MAR 2014; Eur Food Res Technol (2008) 226: 561. doi:10.1007/s00217-007-0571-6; Food Chemistry, Volume 168, 1 February 2015, Pages 294–301 y REGLAMENTO (UE) 2015/1006 de la Comisión Europea.
Imagen | iStock y Directo al Paladar

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos