Publicidad

Cuando adelgazamos, ¿realmente perdemos hueso?

Cuando adelgazamos, ¿realmente perdemos hueso?
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Cuando perdemos peso no sólo estamos quitándonos kilos de encima, sino que esos kilos son componentes de nuestro cuerpo, y aunque siempre pretendemos que la mayor parte del peso perdido sea grasa, normalmente la pérdida se acompaña de otras estructuras. Hoy nos preguntamos: cuando adelgazamos, ¿realmente perdemos hueso?.

La National Osteoporosis Foundation considera a la pérdida de peso como un factor de riesgo para la salud ósea, y en un estudio que analizó diferentes investigaciones al respecto se concluyó que la pérdida de hueso depende en gran medida de nuestra edad y de nuestro plan de adelgazamiento.

Cuando se pierde mucho peso en poco tiempo la pérdida de hueso es notablemente mayor que cuando se pierde peso en el tiempo a un ritmo prudencial, es decir, a un ritmo igual o menor de un 1% semanal del peso actual. Además, los riesgos de perder masa ósea son mayores en mujeres y en mujeres postmenopáusicas, que en aquellas de menor edad.

Aunque también depende del peso de la persona, pues cuando una persona de peso normal adelgaza las pérdidas de masa ósea son superiores a las que se producen cuando adelgaza una persona con sobrepeso u obesidad.

Asimismo, se ha probado que cuanto mayor es la restricción dietaria mayores son los perjuicios para la salud ósea, pues junto con la restricción de calorías se disminuye la presencia de calcio y vitamina D en la dieta así como los niveles de estrógenos. Además, a mayor restricción más se incrementan los niveles de cortisol que también reducen la absorción de calcio y promueven la pérdida de hueso.

También se sabe que cuando se acompaña el plan de adelgazamiento con ejercicio y dieta rica en calcio las pérdidas de hueso se reducen, por lo tanto, si bien realmente perdemos hueso cuando adelgazamos, podemos hacer mucho para disminuir el impacto de la pérdida de peso sobre nuestra masa ósea.

Lo recomendable es perder peso de a poco en el tiempo, llevar una vida activa y una dieta no muy estricta en la cual no falte calcio ni vitamina D a diario.

Como podemos ver, los efectos de dietas estrictas o milagrosas no sólo alcanzan nuestro metabolismo y nuestra salud mental o emocional, sino también, nuestros huesos.

Bibliografía consultada | J. Nutr. June 2006 vol. 136 no. 6 1453-1456
En Vitónica | Reduce la pérdida de hueso al adelgazar
Imagen | Thinkstock

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir