Compartir
Publicidad
Publicidad

Gastamos 500 calorías menos que hace 50 años atrás

Gastamos 500 calorías menos que hace 50 años atrás
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El incremento de las cifras de obesidad, que parecen no frenar, nos preocupa a todos y con motivo de conocer sus principales causas, expertos españoles se han reunido, llegando a la conclusión que los dos factores más involucrados en su origen son el sedentarismo y la alimentación más calórica.

El cambio de hábitos que provocó que hoy en día llegáramos a gastar 500 calorías menos que hace 50 años es un de los desencadenantes más potentes y por ello, los expertos aseguran que la clave está en revertir dichos cambios para combatir la obesidad.

La desaparición casi generalizada del esfuerzo físico que antes implicaba el trabajo, así como los mayores avances tecnológicos que facilitan el transporte y promueven la inactividad aún en pequeña escala, junto a otros cambios en la vida cotidiana, han generado que el gasto calórico diario se reduzca entre 500 y 600 calorías respecto a 50 años atrás.

El segundo desencadenante más implicado es la modificación de los hábitos alimentarios que implican una alimentación de mayor cantidad y menor calidad, lo cual incrementa el consumo de calorías a través de los alimentos que provienen en mayor medida de grasas saturadas y azúcares simples.

Diferentes investigaciones afirman que el porcentaje de grasas del consumo calórico total ha aumentado desde un 30% hasta más de un 40% en la actualidad, lo cual excede las recomendaciones y por supuesto, genera mayor acumulación de grasa en el cuerpo.

Todos estos factores que hoy han "facilitado" la vida de los humanos, son los que al mismo tiempo, nos enferman, porque el cuerpo no está creado para vivir sin actividad física y para consumir grandes cantidades de alimentos todos los días.

Pero afortunadamente, conocer las principales causas de esta epidemia nos permiten iniciar acciones para su erradicación. No obstante, todos debemos aportar nuestro grano de arena y comenzar a revertir dichos cambios en los hábitos para construir otros optimizados que permitan reducir, poco a poco, el riesgo de obesidad y las cifras de afectados.

En mi opinión, la alimentación es fundamental, pero estamos más cerca de tomar conciencia acerca de la importancia de una dieta equilibrada. Sin embargo, el sedentarismo abunda entre nosotros y verdaderamente es un mal carencial que nos enferma gravemente. Por lo que creo que el principal punto de partida es movernos, caminar al menos 15 minutos todos los días para empezar, usar las escaleras, pasear el perro, andar en bicicleta, jugar con los más chicos o simplemente, limpiar los pisos de la casa, son actividades que muchos dejamos de hacer y que poco a poco, han perjudicado la salud.

Aún siendo una persona obesa, un poco de ejercicio al día muestra sus beneficios, mejora la ventilación, favorece los movimientos cotidianos, y por supuesto, mejora el autoestima que tan bajo tienen quienes están padeciendo la enfermedad.

Ya saben, conocer estos datos es alarmante, pero debemos recordar que es posible revertir esta situación con un poco de paciencia y esfuerzo, sólo tomando conciencia de lo importante que es para nuestro cuerpo lograr un equilibrio calórico junto un estilo saludable, comenzaremos a brindar ayuda para combatir la obesidad.

Vía | Adelgazar En Vitónica | Los riesgos de elegir el sedentarismo En Vitónica | Los hábitos del siglo XXI hacen saltar las alarmas En Vitónica | El genotipo ahorrador, posible explicación de la obesidad Imagen | Getty Images De Wade

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos