Compartir
Publicidad
Hígado graso no alcohólico: una enfermedad de adultos que aparece cada vez más en niños
Enfermedades

Hígado graso no alcohólico: una enfermedad de adultos que aparece cada vez más en niños

Publicidad
Publicidad

Existen algunas enfermedades que típicamente se han considerado de adultos y personas mayores. Sin embargo, en los últimos años algunas de esas enfermedades han comenzado a darse cada vez en mayor medida en niños. Este es el caso de enfermedades como la diabetes de tipo 2, las operaciones de cadera o el hígado graso no alcohólico.

Qué es el hígado graso no alcohólico

Esta enfermedad se trata de una acumulación de grasa en el hígado. Esta acumulación no estaría causada por el consumo de alcohol, como si ocurriría en el caso del hígado graso alcohólico o esteatosis hepática alcohólica. Lo que sí parece es que esta enfermedad está muy relacionada con la obesidad y por ello la obesidad infantil parece estar causando la aparición de esta enfermedad en niños.

En casos más leves, el hígado graso no alcohólico puede no causar síntomas. Sin embargo, esta enfermedad tiene una versión más grave: la esteatohepatitis no alcohólica. Esta enfermedad puede acabar causando insuficiencia hepática o incluso cáncer.

Cuáles son las causas de su aparición

Insulin 2298482 1920

Por desgracia, las causas de esta enfermedad todavía no están claras. Sin embargo, algunos expertos sugieren que ciertos factores pueden favorecer el riesgo de sufrirla. Entre ellos se encuentran la obesidad y el sobrepeso, prediabetes, diabetes tipo 2, colesterol alto o hipertensión arterial.

Además de estos factores, otros como la pérdida rápida de peso debida a una mala dieta o algunas enfermedades intestinales pueden también afectar al riesgo que tenemos de padecer esta enfermedad.

Cuáles son los síntomas del hígado graso no alcohólico

Sarah Diniz Outeiro 411484 Unsplash

Esta enfermedad suele presentarse en grados bajos - uno o dos - por lo que no suelen presentar ningún tipo de síntoma o complicaciones. En la mayoría de los casos no suelen avanzar a estadios más graves. Sin embargo, aquellos casos que presentan esteatohepatitis no alcohólica suelen tener una inflamación mayor en las células hepáticas, lo que puede acabar en cirrosis.

Entre los síntomas que estos pacientes pueden sentir se encuentran el agrandamiento del hígado, la fatiga, cansancio, pesadez, dolor en el abdomen y malestar general. En los casos más graves - los que alcanzan la cirrosis - otros síntomas pueden aparecer como la pérdida del hambre, color amarillo en piel y ojos, vasos sanguíneos dilatados, agrandamiento del pecho en hombres, picazón, nauseas o acumulación de líquido.

Qué tratamiento se sigue con el hígado graso no alcohólico

Jacob Postuma 409826 Unsplash

No existe un tratamiento que sea específico contra el hígado graso no alcohólico. Por ello, los médicos intentaran controlar los factores de riesgo que influyen en la presencia de esta enfermedad.

Algunas de las recomendaciones que nuestro médico podrá hacernos son la pérdida de peso en casos de obesidad, mantener una dieta saludable evitando dietas arriesgadas, no consumir alcohol, recibir ayuda médica en caso de que padezcamos diabetes o hipertensión, controlar nuestro niveles de colesterol y mantenernos físicamente activos.

Además de esto, es posible que el médico controle las medicinas que tomamos ya que algunas pueden afectar a nuestro hígado e incluso que nos recomiende la vacuna de la hepatitis A y B para proteger el hígado. En casos extremos en los que la cirrosis está muy avanzada, es posible que sea necesario un transplante de hígado.

Imágenes | iStock, Pixabay, Unsplash
En Vitónica | El consumo excesivo de carne roja está relacionado con problemas de hígado y resistencia a la insulina
En Vitónica | El exceso de azúcar puede dañar nuestro hígado

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio