Publicidad

Las distintas cirugías bariátricas: banda gástrica ajustable, balón gástrico y bypass gástrico

Las distintas cirugías bariátricas: banda gástrica ajustable, balón gástrico y bypass gástrico
6 comentarios

Publicidad

Publicidad

La semana pasada el programa de televisión Comando Actualidad emitió un capítulo especial dedicado a las dietas ("Siempre a dieta", podéis ver el programa completo en este enlace) y una parte del programa estuvo dedicado a los diferentes procedimientos de cirugía bariátrica que se llevan a cabo en la actualidad. Hoy repasamos los tres más importantes: la banda gástrica ajustable, el balón gástrico y el bypass gástrico.

Debemos tener en cuenta que este tipo de cirugías exigen siempre un compromiso por parte del paciente de reeducación nutricional, siendo necesario seguir las indicaciones médicas de un régimen alimenticio tras la intervención. Se hacen indispensables los cambios en la conducta, tanto a la hora de comer como en el estilo de vida, o por el contrario los resultados no se mantienen en el tiempo (se vuelve a ganar parte o todo el peso perdido).

Antes de nada conviene mencionar que este tipo de intervenciones quirúrgicas se llevan a cabo en pacientes de obesidad severa de clase II y obesidad mórbida. Además, el candidato debe tener un índice de masa corporal superior a 40 y debe haber resultado inefectiva la pérdida de peso sostenible a largo plazo por los métodos tradicionales (tratamiento médico con dieta, ejercicio e incluso medicación).

Los distintos tipos de cirugía bariátrica

Existen diferentes tipos de cirugía bariátrica dependiendo de si se trata de una técnica restrictiva, malabsortiva o mixta. La banda gástrica y el balón gástrico pertenecen a la técnica restrictiva (reducen la capacidad del estómago), mientras que el bypass gástrico es una técnica mixta (reduce la capacidad del estómago e interrumpe la absorción de los nutrientes.

  • Banda gástrica ajustable: se coloca una banda inflable alrededor de la parte superior del estómago, reduciendo de esta forma su capacidad y, por lo tanto, la cantidad de alimentos que podemos ingerir y la velocidad a la que pasan por el estómago. Los problemas que pueden surgir (y de los que se habla en el programa que os he citado antes) son el desplazamiento de la banda y el reflujo, que obligan a retirarla.

  • Balón gástrico o intragástrico: por medio de una endoscopia se introduce en el estómago un balón de silicona flexible. Al llenar el estómago con el balón se produce una sensación de saciedad precoz. Los posibles problemas derivados de esta técnica son la obstrucción esofágica o intestinal.

  • Bypass gástrico: es una cirugía de derivación gástrica. Por un lado se reduce la capacidad del estómago haciéndolo más pequeño, y por otro se conecta este "nuevo estómago pequeño" directamente con el intestino delgado. Esto nos proporciona una sensación de plenitud y además una absorción reducida de los nutrientes. Además, el páncreas disminuye la secreción de insulina, aunque también merma la producción de ghrelina.

La reeducación nutricional tras la intervención

En todos los casos es necesario un control médico periódico y una reeducación nutricional. Un equipo multidisciplinar debe hacerse cargo del control del paciente: psicólogos, psiquiatras, endocrinos... Aquí echo de menos la figura del diestista-nutricionista, que sería el encargado de realizar esta reeducación nutricional del paciente.

Si el paciente no se adhiere a estos nuevos hábitos nutricionales y de vida, incorporando también la actividad física cuando el médico lo considere adecuado, es muy posible que el peso perdido se vuelva a recuperar.

¿Conocéis a alguien que se haya sometido a una cirugía bariátrica? ¿Consiguió perder el peso que quería?

Imagen | «Adjustable Gastric Band» por Xopusmagnumx at en.wikipedia. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir