Compartir
Publicidad
Publicidad

Añade un giro a tus ejercicios

Añade un giro a tus ejercicios
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Todos sabemos que las rutinas de ejercicios necesitan innovación y diversidad para no dejar de producir resultados y además, para no aburrirnos al momento de entrenar siempre con los mismos movimientos.

Por eso, una buena forma de agregar movimiento y variar la rutina es añadir giros o el clásico movimiento de "twist" en el cual rotamos una parte del cuerpo para involucrar otras partes del mismo en determinados ejercicios, ya que incluso, permite ampliar el rango de movilidad que tenemos.

Podemos añadir giros a diferentes ejercicios, por ejemplo:

  • Cuando hacemos lunges o zancadas, una vez que hemos adelantado y flexionado una pierna, podemos mantener la pelvis estable y girar el torso hacia un lado y al otro, lentamente, para después volver a la posición inicial. De esta forma, trabajamos la flexibilidad de la columna vertebral y en cierta forma, ejercitamos los abdominales oblicuos mientras rotamos el torso.
  • Al hacer abdominales, podemos incorporar una rotación de torso para trabajar los oblicuos y mejorar la movilidad de la columna vertebral. Por ejemplo, cuando elevamos el torso, mantenemos la posición, con el abdomen contraído y giramos a un lado y a otro, para recién después, regresar al punto de partida.
  • Cuando realizamos flexiones de brazo, si queremos añadir intensidad y además, agregar un giro al ejercicio, podemos realizar una T con nuestro brazo y el cuerpo. Por ejemplo, inhalamos para realizar la flexión de brazos y al exhalar para enderezar los brazos, siempre manteniendo el cuerpo paralelo al piso, elevamos un brazo hasta pasar por encima de la cabeza de manera que éste forme una T con el resto del cuerpo. A continuación volvemos a realizar una flexión y formamos al T con el brazo contrario. Éste ejercicio obliga a que giremos un poco el torso sin movilizar el resto del cuerpo.
  • Cuando hacemos la tabla para trabajar de forma isométrica el abdomen, podemos incorporar un giro llevando una rodilla al hombro contrario y así, ejercitamos los abdominales oblicuos. 


Añadir un simple movimiento de rotación a un ejercicio es un cambio que nuestro cuerpo debe enfrentar y es un movimiento extra que debe realizar, por ello, intenta incorporar una simple rotación o un giro a tu rutina de vez en cuando y verás que ésta resulta más divertida, innovadora e intensa.

Puedes usar tu creatividad y añadir un giro a cualquier otro ejercicio, por ejemplo, a la sentadilla.

Vía | FitSugar Imagen | About

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos