Compartir
Publicidad
Publicidad

Asistimos a una sesión del "yoga rebelde" de Tara Stiles

Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La semana pasada tuvimos la suerte de poder acudir a una master-class de yoga con la entrenadora de moda: Tara Stiles. Desde el piso 42 de Torre Espacio y con el skyline de Madrid por telón de fondo disfrutamos de una sesión de Rebel Yoga muy diferente a todo aquello que yo tenía en mente que era esta disciplina.

Tara Stiles es una ex-bailarina y ex-modelo americana reciclada en instructora de yoga. Junto con su marido ha fundado su propio estudio de yoga en Nueva York, Strala Yoga, donde junto con otros 13 instructores da clases a un módico precio (10 dólares la sesión, bastante más barato que en cualquier otro estudio) de su particular visión de este tipo de entrenamiento.

Seguro que muchos de vosotros asociáis el yoga a la espiritualidad, la meditación y la paz interior: por supuesto es un trabajo físico, pero la unión mente-cuerpo es algo fundamental en las sesiones de yoga. Personalmente, esto es lo que más me echa para atrás a la hora de practicarlo, porque no soy muy "espiritual" que digamos, y quizás por eso me gustó tanto la visión del yoga de Tara Stiles.

La controversia del Rebel Yoga

Stiles comenzó su andadura en el yoga cuando desde la agencia de modelos Ford, de la que formaba parte, le pidió realizar unos vídeos de ejercicios para Youtube. Tras el gran éxito de estos vídeos, Stiles decidió formarse como instructora de yoga, dejar de lado su carrera como modelo (alegando que no le aportaba todo lo que ella quería) y dedicarse por completo a la enseñanza de esta disciplina, pero a su manera.

Stiles decidió renunciar a esa parte espiritual del yoga para centrarse en los aspectos más físicos y en los beneficios para la salud. De este modo, Stiles no sigue ninguna escuela específica y no da a sus clases esa dimensión filosófica ni espiritual que caracteriza al yoga más tradicional.

Al promover el yoga como una manera de ponerse en forma y un medio para la pérdida peso dejando aparte la espiritualidad y de la unión cuerpo-mente, Stiles se ha ganado muchas críticas por parte de los yoguis más estrictos, que alegan que la ex-modelo froviliza una práctica que va más allá del entrenamiento físico.

Cómo es una clase de Tara Stiles

Las sesiones de Yoga de Stiles se caracterizan por mantener al alumno muy activo en todo momento: si algunas escuelas de yoga apuestan por mantener las poses durante unos momentos, Stiles opta por el continuo movimiento del cuerpo, apenas parando en algunas posturas concretas.

Durante la clase que recibimos Stiles no dejó de hablar ni un sólo momento: sus indicaciones son claras y concisas, pero dejan mucho espacio abierto a la improvisación de cada uno. Creo que la frase que más veces dijo fue "de modo que tú estés cómodo" y "swing from side to side" que podéis escuchar en el vídeo (balancéate de un lado a otro, en español) haciendo alusión a que no haya tensión en nuestro cuerpo, que todo fluya y que nos sintamos a nuestro aire en la sesión.

Fue una clase muy divertida, porque además ella no para de hacer chascarrillos ("¿no sale el equilibrio? ¡no importa! Haremos como si esto nunca hubiera pasado..."), aunque a nivel físico fue muy exigente. El vídeo que ilustra este post contiene una rutina muy parecida a la que hicimos en la master-class presencial, por si os animáis a intentarlo.

Personalmente, me gustó mucho la experiencia y me llamó mucho más la atención que el yoga más tradicional, porque para mí sería muy difícil llevar un estilo de vida similar al de los yoguis: lo respeto y tienen toda mi admiración, pero no es para mí.

¿Vosotros qué decís: más espiritualidad o nos centramos en el entrenamiento físico?

Vídeo | Tara Stiles en Youtube En Vitónica | ¿Qué me va mejor: Pilates o Yoga?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos