Compartir
Publicidad

Entrenar con tu pareja: los pros y los contras

Entrenar con tu pareja: los pros y los contras
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Compartir aficiones con nuestra pareja es una de las bases de las relaciones afectivas: por norma general solemos salir con personas con nuestros mismos gustos o similares hobbies. Esto también lo podemos llevar al terreno del entrenamiento: compartir el gusto por el deporte en general con la pareja puede hacer que nuestras sesiones sean más productivas, ¿o no?.

Ir al gimnasio o salir a correr unos kilómetros con tu pareja puede ser la oportunidad perfecta para compartir momentos especiales... o puede convertirse en una actividad de alto riesgo. Hoy analizamos los pros y los contras de entrenar con tu pareja.

Lo que está genial de entrenar con tu pareja

  • El hecho de compartir aficiones puede crear lazos afectivos más fuertes: mismos gustos, mismos hobbies, intereses comunes...

  • Además, según este estudio de la Universidad de Oxford, las personas que entrenan acompañados (aunque no necesariamente por su pareja - upssss...- ) generan más edorfinas que aquellos que entrenan solos.

  • La motivación suele ser mayor: si hoy no te apetece entrenar (aunque sabes que debes hacerlo) puede ser tu pareja la que tire un poquito de ti hasta la puerta del gym.

  • Compartir logros, como por ejemplo terminar una carrera, también refuerza la relación.

  • Tener un compañero de entrenamiento en sala, que te pueda ayudar en las últimas repeticiones y te aporte seguridad es otra de las ventajas

Lo que se te puede volver en contra si entrenas con tu pareja

  • ¿Tenéis el mismo nivel y los mismos objetivos? Si no es así, genial que vayáis juntos al gimnasio, pero cada uno debe respetar su entrenamiento. Intentar forzar a la otra persona a hacer un entrenamiento que no le corresponde, además de enfadarle, puede resultar peligroso.

  • Peligro por exceso de competitividad: "picarse" de buen rollo y con buen humor está fenomenal. Pero cuando somos demasiado competitivos esto puede dar lugar a discusiones (y/o lesiones). ¡Ojo cuando la competencia comienza a ser insana!

  • "El profesor" o "la profesora": si entrenando con tu pareja le quieres enseñar cómo se realiza un ejercicio correctamente, atento siempre a la forma en que lo haces. Sé positivo, corrige cuando sea necesario y no dejes a tu pareja en evidencia.

Para mí entrenar con nuestra pareja tiene más pros que contras, ¿y para vosotros? ¿compartís los entrenamientos?

Imagen | Thinkstock
En Vitónica | Pros y contras de entrenar con y sin compañero

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio