Compartir
Publicidad

La concentración en el fitness

La concentración en el fitness
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Algo que la mayoría de las personas pasan por alto a la hora de entrenar es su concentración, pero cualquier cosa que se realice mentalmente concentrado suele salir mucho mejor, ya sea trabajo, deporte o un hobbie, así que os vamos a hablar un poco de la concentración en el fitness.

Parece que como ir al gimnasio lo hace cualquiera, sin necesidad de competir a ningún nivel, salvo sus propios retos, no es lo suficientemente importante para que todo el que lo practica, aunque sea por puro placer o hacer algo de deporte, lo realice lo más concentrado posible, y eso, creemos que es un verdadero error.

¿Qué es la concentración?

Básicamente, la concentración consiste en prestar toda la atención que podamos a los aspectos adecuados en el momento preciso. Mucha gente presta toda su atención a las mejoras físicas, pero es de vital importancia prestarlo también a la parte mental si deseamos alcanzar un alto rendimiento en lo que estamos haciendo.

Entorno a cualquier entrenamiento, o actividad, intervienen muchos factores que pueden hacer que pierdas la atención en lo que verdaderamente importa, tu actividad, distrayéndote y desviándote del entreno de calidad que estás buscando. Si tienes una buena concentración conseguirás centrar tu atención en lo que estás haciendo y pensar únicamente en el rendimiento, sin prestar atención a las distracciones del entorno.

Si nos fijamos en los deportes profesionales, cada vez son más los psicólogos que son parte del equipo técnico especializando la concentración de sus deportistas de cara a la a la alta competencia. Esto es así porque mantener la concentración es primordial durante la práctica de deporte, ya que una mínima distracción puede marcar la diferencia entre un buen y un mal resultado.

La capacidad de concentración es un proceso mediante el cual se rechaza la información irrelevante y se hace foco únicamente en lo que refiere a la tarea específica que nos encontramos realizando. Para lograr la concentración se debe pensar exclusivamente en el “aquí y ahora”, es decir, tener la cabeza únicamente en el entrenamiento.

Las distracciones en el gimnasio

Uno de los puntos primordiales para mejora la concentración en el gimnasio es detectar las distracciones, que pueden provenir de dos orígenes diferentes:

  • Factores externos: en el gimnasio son los compañeros, el móvil, las televisiones, el monitor, las propias máquinas para realizar el entrenamiento o las actividades que se realizan alrededor. Éstas, en gran medida, no depende de nosotros mismos.
  • Factores internos: se originan del pensamiento del individuo, y pueden ser por un pensamiento disociativo (no tiene que ver con la actividad), un exceso de pensamiento analítico (analizar errores en ejercicios anteriores que no se realizaron como se debían) o un pensamiento débil (pensar que no se puede realizar una serie o una repetición por falta de confianza).
meditacion

Mejora tu concentración

La capacidad mental, al igual que la parte física, se puede entrenar, de hecho la concentración se debe entrenar paralelamente a la parte física. Existen algunos ejercicios que nos ayudarán a controlar los pensamientos y así centrar la atención en los aspectos específicos que deseemos. Vamos a citar algunos:

  • Centrarse en una tarea: es muy sencillo, simplemente debes intentar estar concentrado sin pensar en nada (sólo en tu pulso) durante 60 sg. Si piensas en otra cosa empieza de nuevo (puedes ir aumentando el tiempo). Desarrollarás las habilidades necesarias para enfocar la atención, filtrar las distracciones, controlar el pensamiento y el auto-habla.
  • Mente esclarecida: inicia tu cronómetro, cierra los ojos e intenta mantener tu mente libre de cualquier pensamiento todo el tiempo que puedas. Anota el tiempo que ha durado esta concentración cada día, intentando aumentarlo día a día.
  • Control de pensamientos de distracción: piensa en cosas relacionadas con el fitness hasta intentar saturarte, y en ese momento elige un sólo pensamiento y aparta el resto. Continua pensando en este único pensamiento durante un minuto. El ejercicio es así: bombardeo general, pensamiento A, bombardeo general, pensamiento B, bombardeo general, pensamiento C, ... hasta que te distraigas.
  • Observa una función: deja tu mente en blanco y pon todos tus sentidos pendientes de tu respiración, escúchala, siéntela... Si tienes alguna distracción intenta apartarla de tu mente y empieza de nuevo, intenta realizarlo 5 minutos cada día.
  • Imagen de portada| Corbis Images Imagen del post | Profimedia.cz Ejercicios vía | Web de la revista alto rendimiento

    Temas
    Publicidad
    Comentarios cerrados
    Publicidad
    Publicidad
    Inicio