Compartir
Publicidad

La moda de los gimnasios Low Cost, pros y contras

La moda de los gimnasios Low Cost, pros y contras
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El otoño siempre es época de vuelta al gimnasio y a los entrenamientos, y para muchas personas es el momento de comenzar de nuevo una andadura deportiva. Por ello en este post nos vamos a detener en una nueva moda que cada vez está más en auge. Se trata de los gimnasios Low Cost y de la proliferación de ellos frente a los tradicionales que solo eran para una minoría.

Es cierto que para trabajar nuestro cuerpo un gimnasio Low Cost es más que suficiente, pero en esta ocasión lo que queremos ver son sus ventajas y sus inconvenientes frente a los gimnasios más caros que hasta la fecha sólo podían tener una minoría. Este surgimiento de gimnasios baratos está creando una gran desigualdad entre los baratos y los caros, pues los más caros tienden a especializarse más y ofrecer muchos más servicios.

Ventajas de los gimnasios Low Cost

En primer lugar Vanos a detenernos en las ventajas de entrenar en un gimnasio Low Cost. Desde luego que el precio es sin lugar a dudas a la principal ventaja, que ha hecho que todo el mundo pueda tener acceso a la actividad deportiva de manera mucho más sencilla. Esto ha permitido que gente de todos los estados sociales y edades puedan acudir a trabajar su cuerpo al gimnasio.

Otra ventaja son las actividades que ofrecen los gimnasios Low Cost que son amplias y con variedad de horarios para adaptarse a todos los estilos de vida. A pesar de todo, las actividades que suelen ofrecer son las básicas y más tradicionales. Las últimas tendencias en fitness grupal suelen mantenerse fuera de la paleta de ofertas que tendrán a nuestra disposición.

Desventajas

Pero no todo son ventajas, ya que esta moda de los gimnasios Low Cost ha abierto más la brecha entre los gimnasios habituales y los de bajo coste, y es que los habituales tienen mayor oferta por norma general e introducen las últimas novedades en lo que a actividades se refiere, además de tener a nuestra disposición un elenco de monitores formados en la actividad que nos van a ofrecer y que serán una muy buena ayuda para los que comienzan en su práctica.

Otro punto a favor de los gimnasios convencionales es que, debido a su precio más elevado, la afluencia de gente es menor que en los de bajo coste, por lo que la realización de las rutinas será mucho más relaja y tendremos a nuestra disposición muchas más máquinas y aparatos que en uno más masificado. Sea como sea, en el tema del fitness como en cualquier cosa de la vida, existen opciones para todos los bolsillos con sus pros y sus contras. Ahora la decisión la tenemos nosotros.

Imagen | KassandraBay

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio