Compartir
Publicidad
¿Tratamiento pasivo o tratamiento activo en Fisioterapia?
Fisioterapia

¿Tratamiento pasivo o tratamiento activo en Fisioterapia?

Publicidad
Publicidad

En Fisioterapia se realiza aplicación de agentes físicos para prevenir y tratar lesiones y patologías. Hay parte pasiva en el tratamiento (vendaje, masaje, calor, corrientes, movilizaciones...) y parte activa (ejercicios y movimientos) pero ¿qué es mejor? ¿técnicas pasivas o activas?

Características del tratamiento pasivo y del activo

Por tratamiento pasivo entendemos las técnicas que se realizan sin necesidad de movimiento voluntario del paciente. Si hay movimiento, es el fisioterapeuta el que moviliza o coloca los segmentos corporales, mientras que el paciente colabora pero no tiene que participar.

Serían técnicas como aplicación, aplicación de corrientes analgésicas o electroestimulación, técnica EPI, punción seca, masaje, movilizaciones, manipulaciones, aplicación de frío o calor con fines terapéuticos...

En el tratamiento activo, se suelen realizar ejercicios o maniobras que implican la participación del paciente, que es el que realiza el movimiento. Por lo tanto, se requiere aprendizaje y participación del paciente, tanto a nivel físico (realizar el movimiento, mantener la correcta postura...) como a nivel mental (aprender el ejercicio y las correcciones, repetirlo según las indicaciones...)

La elección del tratamiento: Activo o pasivo

A la hora de elegir si es mejor tratamiento activo o pasivo, todo depende del tipo de lesión y de la fase en que se encuentre. Por norma general, la tendencia es comenzar con tratamiento pasivo pero evolucionar a técnicas activas en cuanto sea posible.

La progresión recomendada es ir reduciendo la aplicación de técnicas pasivas cuando sea posible, manteniendo las que sean necesarias (por ejemplo, para alivio del dolor, para estabilizar una articulación...) pero incorporar cada vez más elementos activos, como un programa de ejercicio terapéutico.

Ejercicio Terapia

La ventaja del tratamiento activo es evidente, sobre todo si se trata de ejercicio: el paciente lo aprende para realizarlo en casa, y mantener las mejoras durante más tiempo. De esta manera, el tratamiento puede tener más y mejores resultados a corto, medio y largo plazo.

Además, hay problemas que derivan de sobreesfuerzos, gestos incorrectos, mala alineación corporal, mala condición física... Con lo que es necesario corregir la causa y que la persona/paciente aprenda que puede hacer por sí mismo ejercicios y actividades para mantener y mejorar su salud.

Así que como conclusión, señalaremos que, si bien es habitual que en las distintas fases del tratamiento de una lesión se incluyan técnicas pasivas y activas en la misma sesión de tratamiento, el tratamiento activo tiene una serie de ventajas que lo hacen que sea la elección óptima, siempre que sea posible, según las características del sujeto y su problema.

Y vosotros ¿Qué tipos de tratamientos habéis realizado en fisioterapia? ¿Solo técnicas pasivas? ¿técnicas activas y de ejercicio? Dejadnos comentarios aclarando el tema.

En Vitónica | Cinco motivos para acudir a fisioterapia sin estar lesionado

Imágenes por Kzenon y wavebreakmedia en Shutterstock (con derechos de autor)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio