Compartir
Publicidad

Si viajas muchas horas sentado, evita la inmovilidad

Si viajas muchas horas sentado, evita la inmovilidad
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace muchos años que se habló de aquello del "síndrome de la clase turista", nombre coloquial que se le dio a los problemas vasculares sufridos en las piernas por pasar muchas horas sentados en viajes largos, sobre todo en clase turista, donde el espacio para estirar las piernas es prácticamente inexistente.

Por ello se hicieron muchas campañas que animaban a evitar la total inmovilidad si vas a viajar mcuhas horas sentado. Esos consejos siguen siendo necesarios, así que hay que tenerlos en cuenta por varias razones.

Los músculos y el retorno de la sangre al corazón

El problema es que el largo tiempo de inmovilidad, permaneciendo sentado en la misma postura durante varias horas, como ocurre en un viaje largo en tren o en avión, puede desencadenar en personas que sean susceptibles de sufrir problemas vasculares como la trombosis venosa profunda.

El organismo emplea el corazón para bombear con potencia la sangre a las zonas periféricas. Sin embargo, el gran problema circulatorio es el retorno venoso, pues el latido cardíaco o la succión de la sangre venosa no posibilitan que la sangre vuelva al corazón por ser mecanismos débiles: se necesita otro sistema más potente.

Por ello las venas están insertadas dentro de los músculos (explicado así, a grandes rasgos), y tienen válvulas que permiten a la sangre avanzar hacia el corazón, pero no retroceder. Al movernos, los músculos comprimen las venas, y posibilitan su avance desde la periferia hacia el corazón.

Esta acción de los músculos que favorece el retorno venoso, unido a las válvulas que impiden el retroceso de la sangre se conoce como "corazón periférico, y es un fenómeno fisiológico de vital importancia para cualquier persona, y no debe detenerse durante varias horas ya sea un sujeto con problemas circulatorios o esté perfectamente sano.

Por ello el pasar muchas horas sentados (ya sea en un viaje o en el trabajo), y además con las piernas dobladas y sin poder moverlas, puede generar problemas circulatorios en personas que tengan algún tipo de predisposición.

pasajeros-avion.jpg
Hay que hacer lo que sea para dar pequeños paseos durante un largo vuelo.

Ejercicio para evitar el síndrome de la clase turista

Si estamos diciendo que la acción de los músculos favorece el retorno de la circulación venosa y evita problemas de este tipo, la solución es sencilla: mantenernos en movimiento. Por ejemplo:

  • Mover los pies: flexo-extensiones de tobillo, estirar y doblar rodillas... Mantenernos sentados, pero activos. Incluso cruzar las piernas (si hay espacio) y cambiar cada poco tiempo, eso sí, de la pierna cruzada.
  • Mover los brazos, el cuello: ejercicios de otras articulaciones también benefician el buen fucnionamiento circulatorio.
  • Dar pequeños paseos: Sea un avión, barco, tren... Levantarse (cuando esté autorizado) y dar un breve paseo, mantenernos de pie para hablar con otros pasajeros, ir al cuarto de baño... Son pequeñas actividades que rompen la rutina del sedentarismo.
  • Si viajamos en coche: no está de más hacer paradas cada cierto tiempo para dar pequeños paseos y hacer algunos ejercicios sencillos para evitar problemillas.
  • En personas con riesgo, por enfermedad cardiovascular: Seguir las indicaciones del médico y tomar la medicación que sea necesaria (anticoagulantes...).

Ahora si, ya todo listo así que ¡buen viaje! :)

Más información | ABC

Imágenes | Thingkstock 1 y 2

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio