Compartir
Publicidad

Balón intragástrico: ¿qué te espera después de esta operación?

Balón intragástrico: ¿qué te espera después de esta operación?
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos meses vimos en qué consistía eso del balón intragástrico y cómo puede ayudar a personas con obesidad a reducir peso y mejorar la salud y calidad de vida. No hay que confundir este tipo de cirugía con un atajo o capricho para perder peso, está indicado en casos extremos o complicados de obesidad.

Pero no se trata de colocar el balón intragástrico y seguir comiendo como antes esperando que los kilos se esfumen. Es un proceso más complicado en el que hay que tener en cuenta varios aspectos, el más importante: la educación alimentaria.

Posibles efectos secundarios después de colocar el balón

Hay que tener en cuenta que el balón es un cuerpo extraño para nuestro organismo y esto puede afectar al comportamiento normal de nuestro sistema digestivo. En los primeros dos o tres días pueden aparecer la sensación de nauseas y vómitos. Ráramente aparece diarrea o dolor gástrico, aunque si se diera hay que acudir al médico.

No se puede comer lo que se quiera después de colocar el balón

Teniendo en cuenta que hemos recucido de forma considerable el tamaño de nuestro estómago, no podemos seguir comiendo igual que antes de colocar el balón. Primero hay que tomar alimentos líquidos y, poco a poco, ir introduciendo alimentos semisólidos y sólidos conforme se vayan tolerando. También se hacen varias comidas al día (5-6), con la intención de que esas comidas sean livianas y repartan la ingesta diaria, para evitar exceso de calorías, acidez o pesadez.

Así que se comenzaría con una alimentación a base de líquidos los primeros días, seguido de alimentos semisólidos (purés o potitos). Una vez pasado el primer mes, normalmente ya se comienzasn a introducir los alimentos sólidos en la dieta, en pequeñas cantidades y masticando muy bien. En ocasiones se puede vomitar por la no tolerancia de alimentos sólidos, así que se trata de ir aprendiendo de nuevo qué alimentos sólidos nos sientan mejor y cuáles debemos evitar.

La dieta será baja en calorías y se evitan las bebidas azucaradas y bollería

Adelgazar Balon Intragastrico

Un estómago más pequeño necesita ahora comidas más pequeñas, esto significa una dieta hipocalórica. También se evitarán bebidas carbonatadas, azucaradas y alimentos del tipo bollería, que contengasn muchas azúcar y tengan muchas calorías.

Vamos, que las primeras semanas después de implantarnos en balón intragástrico es como si estuvieras a dieta estricta. Y para evitar déficits de nutrientes, sobre todo el primer mes con la dieta líquida y semisólida, suele ser habitual la suplementación con batidos protéicos, hierro y vitaminas. Además de necesitar tomar un protector gástrico.

Para comprobar que todo va bien, las revisiones son períódicas y se harán analíticas para comprobar que la alimentación es correcta.

La reeducación alimentaria y el ejercicio son fundamentales

El tratamiento con balón intragástrico suele durar unos siete meses, durante ese tiempo es fundamental que hayamos adquirido nuevos hábitos: alimentación y ejercicio. De lo contrario, tras la retirada del balón volveremos a ganar peso progresivamente hasta recuperar el que teníamos antes.

Aprender a hacer una compra saludable, cocinar, reconocer los mejores alimentos o establecer una rutina de ejercicios diaria es fundamental durante el tratamiento. El balón nos hará perder muchos kilos, pero que vuelvan ya es cosa nuestra y hay que poner mucho de nuestra parte.

No todo es tan bonito como lo pintan con el balón intragástrico

Podrás escuchar que es milagroso y que se pierden muchísimos kilos en poco tiempo (suele perderse un kilo por semana, unos 25-35 durante todo el tratamiento). Pero el balón intragástrico conlleva también sacrificio: comer poco y no todo lo que se quiera, aprender a comer sano, hacer ejercicio, ir a revisiones periódicas y enfrentarse a posibles efectos secundarios como nausesas y vómitos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio