Diferencias entre uva blanca y negra

Sigue a Vitónica

uvas.jpg

La fruta es un alimento fundamental para el buen funcionamiento del organismo, y por ello debemos consumirla habitualmente y debe ser parte fundamental de nuestra dieta. Para no caer en la rutina la naturaleza nos ofrece diferentes tipos de frutas dependiendo de las estaciones. El otoño es una época importante ya que es donde aparecen las uvas, una fruta importante que podemos encontrar en dos modalidades, negra y blanca.

Como todos sabemos las uvas son la materia prima de donde se obtiene el vino que tan bueno es para la salud. Concretamente existe una variedad de uva, que es la morada imprescindible para nuestra salud por sus cualidades antioxidantes. Pero no solo esto es lo que nos aporta, sino que nos brinda infinidad de beneficios que no podemos pasar por alto al igual que las uvas blancas. A esto debemos sumarle su buen sabor, que las convierte en el postre ideal para esta época del año a pesar de las diferencias que existen entre ambas clases de uvas.

Octubre es el mes en el que esta fruta está en su mayor apogeo de madurez, aunque habitualmente disfrutamos todo el año de diversas variedades de uvas de mesa que hacen las delicias de nuestro paladar a la vez que nos ayudan a cuidarnos por diferentes razones. A la hora de elegir una variedad de uvas para comer es aconsejable decantarnos por la negra, ya que su pigmentación le dota de un mayor número de nutrientes fundamentales, pero la blanca es también muy recomendable, y por ello es importante que sepamos los beneficios y los inconvenientes de cada una de ellas.

Las uvas son una buena fuente de minerales, concretamente del potasio y del magnesio. En el caso de las uvas negras su concentración del potasio es elevada, ayudándonos a regular el organismo y mantener unos buenos niveles de líquidos. En cambio la variedad blanca nos aporta más cantidad de magnesio que la morada, imprescindible para mantener un correcto equilibrio orgánico, ya que es un mineral presente en infinidad de actividades corporales.

El aporte vitamínico es prácticamente idéntico en ambas variedades de uva, lo único que las diferencia es el ácido fólico o vitaminas del grupo B, ya que las uvas negras las contienen en mayor cantidad. Se trata de un nutriente imprescindible para la vida humana, ya que está presente en infinidad de procesos como la formación y mantenimiento del cerebro, tejidos, piel, buen funcionamiento de los diferentes órganos…

No debemos pasar por alto el gran poder antioxidante de las uvas, aunque la variedad morada es más destacable, ya que su color le confiere unas concentraciones mayores de esta sustancia. Concretamente es reseñable su alto aporte de taninos y polifenoles presentes tanto el fruto como en los derivados del mismo como el vino y los diferentes concentrados. Estas sustancias nos ayudarán a proteger las células y evitar el envejecimiento prematuro de las mismas, derivado de los ataques de los radicales libres.

Desde el punto de vista dietético las uvas blancas contienen mayores concentraciones de azúcares que las dotan de más calorías que a las moradas. Este es el motivo por el que mucha gente se decanta más por las verdes, ya que son más agradables al paladar, pero no mejores para la línea. Hay destacar de ambas variedades el gran aporte de fibra que nos van a brindar necesario para mantener un perfecto tránsito intestinal y conseguir un buen equilibrio corporal.

Imagen | enimal

En Vitonica | Uvas: la fruta ideal para depurar y nutrir al organismo
En Vitonica | Las uvas, un natural y nutritivo antiarrugas
En Vitonica | Pastillas de concentrado de uva, ‘la fuente de la eterna juventud’

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario