Compartir
Publicidad
¿Las mejores proteínas están en las carnes rojas o blancas?
Alimentos funcionales

¿Las mejores proteínas están en las carnes rojas o blancas?

Publicidad
Publicidad

Todos conocemos la importancia de tomar un balance adecuado de proteínas en nuestra dieta y este dato adquiere aún más relevancia en el caso de personas que practican ejercicio muscular con cierta asiduidad.

Tenemos más o menos claro cuáles son las fuentes de proteínas en nuestra dieta, hablando en este caso de fuentes naturales y excluyendo la suplementación, es decir, qué alimentos contienen altos valores proteicos pero, ¿las mejores proteínas están en las carnes rojas o blancas?

La diferencia entre unas y otras

CARNES ROJAS:

Si comenzamos hablando por las carnes rojas lo primero que vamos a destacar es, por supuesto, su valor proteico: una fuente de proteína de alta calidad. Además, las carnes rojas destacan por su alto contenido en hierro, magnesio y yodo, entre otros nutrientes.

Alimentos como la carne de vaca conllevan además un alto contenido en zinc, nutriente facilitador en la asimilación y almacenamiento de la insulina. En definitiva, un buen alimento para el desarrollo muscular.

1

Hasta aquí todo son ventajas, aunque lo cierto es que las carnes rojas también suelen conllevar un mayor índice de grasa, motivo por le cual se recomienda su consumo como fuente de proteína pero sin abusar en exceso y combinándolo con otras carnes.

+Nota: hay que dejar claro que hablamos de carnes rojas magras que no debemos de confundir o generalizar con productos derivados de ésta, es decir, no es lo mismo un producto derivado como las salchichas que un filete de carne roja, ni en cuanto a calidad proteica ni a porcentaje graso.

CARNES BLANCAS:

Por otro lado tenemos las carnes blancas, protagonista indiscutible de todo tipo de dietas. Productos de ave como el pollo o el pavo se caracterizan además de por su alto valor proteico, por se fuente de hierro y vitaminas, productos estrella para la ganancia muscular.

Además, su contenido graso es mucho inferior, por ejemplo, la pechuga de pollo, parte más magra del animal, nos ofrece 22,2g de proteínas y tan solo 6,2g de grasa (por cada 100g de producto), frente a los 16g de grasa que nos ofrece un filete vacuno.
Como veis una diferencia destacable en cuanto a aporte graso y calórico entre estas dos buenas fuentes proteicas animales.

1

Datos nutricionales que, junto con la diferencia económica existente entre ambos tipos de productos, hacen que las carnes blancas se hayan proclamado como alternativa exclusiva y pilar fundamental en todo tipo de dietas, y sobre todo en las más hipocalóricas.
Pero, ¿debemos ceñirnos únicamente a este tipo de fuente proteica?

¿Entonces qué elegimos?

Lo ideal para llevar una buena dieta proteica es ingerir la cantidad diaria recomendada desde distintas fuentes, es decir, existen otro tipo de alimentos aparte de las carnes que nos ofrecen buenas dosis de proteínas como los pescados, mariscos... y es importante conseguir llevar una dieta variada y equilibrada.

En el caso de hoy nos centramos en las carnes y, por supuesto, la proporción en la elección entre ambas fuentes proteicas en muchas ocasiones va a venir determinada por el tipo de dieta que sigamos o la necesidad calórica personal.
Generalizando, si lo que buscamos es conseguir la mejor fuente proteica en nuestra dieta lo ideal sería combinar las proteínas de alta calidad que nos ofrecen las carnes rojas, siempre controlando la cantidad de grasa que vayamos a ingerir, con la fuente de proteínas que nos ofrecen las carnes blancas, beneficiándonos con éstas últimas de un aporte mucho menor de grasas saturadas.

Imagen | iStockPhotos

En Vitónica | El valor biólogico de las proteínas
En Vitónica | ¿Qué hay de cierto en que las proteínas pueden producir daño renal?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos