Compartir
Publicidad

Una completa guía para conocer los frutos secos (infografía)

Una completa guía para conocer los frutos secos (infografía)
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Temidos por algunos debido a su elevado aporte calórico, y amados por otros por su gran contribución de nutrientes, los frutos secos son uno de esos alimentos controvertidos de los que uno no sabe bien qué pensar. Para que os queden las cosas claras y podáis valorar debidamente si incluirlos o no en vuestra alimentación, os dejamos esta completa guía para conocer los frutos secos.

En esta colorida infografía que podéis ver al completo en este enlace o en la galería de imágenes nos hablan de la cantidad de calorías de cada fruto seco (ojo, son calorías por onza, que son aproximadamente 28 gramos), de la cantidad de micro y macronutrientes que nos aportan, y además nos ofrecen unas ideas para su consumo. ¿La opción más sana? Las almendras y los pistachos.

Si bien las grasas de los frutos secos alcanzan niveles altos en comparación con otros alimentos, no debemos olvidar que poseen un porcentaje muy pequeño de grasas saturadas en su composición. Las llamadas "grasas buenas" de los alimentos, que los frutos secos contienen en una alta cantidad, nos ayudan a bajar nuestros niveles de colesterol LDL o de baja densidad (el "colesterol malo") y a minimizar el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Las mantequillas caseras a base de frutos secos, como la de anacardos (¡buen descubrimiento!), cacahuetes o almendras también son una estupenda opción para no perdernos los beneficios de estos alimentos. Tened en cuenta que siempre hablamos de frutos secos tostados (no fritos o salados) y de mantequillas caseras, no industriales.

Muchas personas son alérgicas a los frutos secos, pero para ellos también nos ofrecen una opción saludable y con nutrientes similares: las semillas o pipas de girasol y de calabaza. Me sorprendió el alto contenido en proteína y fibra de las pipas de calabaza, sin duda una alternativa a tener en cuenta.

De regalo, unas ideas para incorporar los frutos secos a nuestra alimentación: no tenemos por qué limitarnos a consumirlos en seco como tentempié, sino que podemos incluirlos en las ensaladas que acompañan nuestros platos, en las salsas (como en la salsa pesto, que lleva piñones) o conseguir un desayuno saludable junto con la avena.

Calculad vuestro gasto energético diario y tened en cuenta los frutos secos para completar vuestro aporte de calorías y nutrientes de forma sana.

Imagen | Greatist

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos