Compartir
Publicidad
El descubrimiento para detectar el cáncer de un joven de 18 años pone en jaque a las farmacéuticas
Enfermedades

El descubrimiento para detectar el cáncer de un joven de 18 años pone en jaque a las farmacéuticas

Publicidad
Publicidad

Queremos recordaos un titular más que sorprendente que dió la vuelta al mundo hace unos años. A su temprana edad, Jack Andraka se ha convertido en protagonista de infinidad de noticiarios. Su descubrimiento para detectar el cáncer ha puesto en jaque al sector farmacéutico.

Un descubrimiento que puede revolucionar el mundo de la medicina y de la salud. En el post de hoy os contamos en qué consiste este avance y lo que es más sorprendente, cuánto costaría llevarlo a cabo. No os perdáis el vídeo!

La investigación de Jack Andraka

A la temprana edad de 14 años, Jack perdió un ser querido por culpa de una de las enfermedades más comunes y extendidas a nivel mundial: el cáncer. En su caso concreto, el amigo de la familia sufrió un cáncer de páncreas.

A partir de ese momento el joven comenzó a investigar por su cuenta, recordemos que tan solo contaba con 14 años, pero ya en ese momento era un niño al que la escuela le resultaba "demasiado fácil".
Empezó a interesarse por todo lo relacionado con los biomarcadores de esta enfermedad, a través de Google y Wikipedia, pero lo que aún no sabía era que por sus propios méritos iba a llegar mucho más lejos.
A los 18 años parece que Jack por fin ha conseguido su propósito, y su descubrimiento ha hecho temblar el sector farmacéutico.

En qué se basa el descubrimiento

Jack inventó un sensor que puede ser capaz de detectar el cáncer en tan solo 5 minutos, y lo que es aún más importante, capaz de descubrir la enfermedad cuando aún no está en estado avanzado, es decir, en una etapa temprana.

El joven logró llegar a la conclusión de que en nuestra sangre existen un total de 8 mil proteínas, pero una de ellas, en concreto la mesotelina, se dispara a niveles inusualmente altos en las etapas más tempranas y tratables del cáncer de páncreas.

“Detecta una de las miles de proteínas (la mesotelina) que hay en la sangre de los enfermos de cáncer. La mecánica fue utilizar anticuerpos y entretejerlos en una red de nanotubos de carbono, de modo que se obtiene un marcador que únicamente reacciona ante dicha proteína”- dijo Jack en su presentación en el Festival de las Mentes Brillantes.

Y este dato es concretamente lo que estudia y detecta el sensor descubierto: el aumento inmediato de esta proteína en sangre. Además, según se afirma, este mismo sensor podría utilizarse variando la proteína para detectar otro tipo de enfermedades como el alzheimer o el VIH.

Lo más sorprendente: su coste

El descubrimiento en sí ya podría haber significado un vuelco para el sector farmacéutico, pero lo más sorprendente es que, además, el sensor fabricado con una simple tira de papel, recubierta con una sustancia de carbono, tiene un mínimo coste de 3 centavos de dólar (26.000 veces más barato que los método actuales).

Centenares de solicitudes a laboratorios fueron denegadas

Debido a la singularidad de descubrimiento, el joven envió 200 solicitudes a diferentes laboratorios investigadores de cáncer, pero todos y cada uno de ellos se la denegaron, algo "lógico" si pensamos en lo que significaría un descubrimiento como este, y con un coste mínimo, para el negocio farmacéutico creado en torno al tratamiento de este tipo de enfermedades.

Pero la suerte de Jack, y a lo mejor la de toda la humanidad, cambió por completo y es que por fin la Universidad de Hopkins, a través de su profesor de oncología el Dr. Anirban Maitra (quien actualmente dirige la investigación del cáncer de páncreas del MD Anderson Cancer Center de Houston), se interesó por su descubrimiento e incluso le ayudó en la investigación cediéndole un ayudante y un pequeño hueco en sus laboratorios.

Él afinó el aspecto más importante que faltaba en términos de cáncer de páncreas, que es la ausencia de una buena detección temprana. No hay nada parecido a una prueba de PSA o una colonoscopia o una mamografía para el páncreas en estos momentos- Dr. Anirban Maitra

A día de hoy, el descubrimiento ya tiene la patente pero Jack, a través de sus abogados, está a la espera de conseguir ceder la licencia de la tecnología a alguna empresa farmacéutica que concluya los ensayos que se requieren, ¿querrá esta vez hacerse cargo alguna?

El joven ha sido galardonado con varios premios internacionales y ya está catalogado como el orador estrella en conferencias médicas de todo el mundo: Canadá, Italia, Australia, Grecia, Naciones Unidas, Inglaterra o México; incluso ha llegado a convertirse en visitante habitual de la Casa Blanca.

1

¿Se llegará al final o podrán más las farmacéuticas?

Un descubrimiento para detectar el cáncer de modo no invasivo, con un coste mínimo y en una etapa temprana que permita coger la enfermedad a tiempo para ser tratada, ¿quién no concedería la oportunidad de comprobarlo?

Las 200 farmacéuticas no lo hicieron, y si algo sabemos es que incomprensiblemente el poder desmesurado de empresas potenciales y del sector farmacéutico, en muchas ocasiones, están por encima del sentido común y de las investigaciones que "no convienen".
Esperemos que este no sea el caso y que el descubrimiento de Jack, ya considerado como un genio inventor y científico, consiga algún día ser patentado y ,lo que es más importante, ser una nueva vía de lucha contra una enfermedad tan castigadora como el cáncer, pero lleva años a la espera de ver la luz.

Imagen y vídeo | YouTube

En Vitónica | ¿Manipulan algunas empresas los estudios nutricionales que financian?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos