Compartir
Publicidad
De qué son síntoma las agujetas y cómo combatirlas
Entrenamiento

De qué son síntoma las agujetas y cómo combatirlas

Publicidad
Publicidad

Las agujetas son uno de los resultados pos entreno más temido por todo deportista, no por miedo, sino por la molestia física y de dolor que suponen. A pesar de ser del todo soportables, la verdad es que agradables no son...

Hoy contamos de qué son síntoma las agujetas y cómo combatirlas. Es importante conocer por qué aparecen y algunos consejos para sobrellevarlas y minimizar sus inconvenientes, por supuesto, sin renunciar nunca a un buen entrenamiento.

A qué se debe la aparición de las agujetas

Las agujetas no son más que dolores musculares que aparecen después de un entrenamiento intenso debido a pequeñas microroturas musculares que se producen a raíz de éste.

Una de las creencias mas populares que existían era que su aparición era debido a someter a nuestro cuerpo y musculatura a un sobresfuerzo que había provocado una acumulación de ácido láctico en nuestros músculos y que al producirse la cristalización en días posteriores, sentíamos el dolor específico de las agujetas. ERROR!! esto es un mito histórico del fitness.

En realidad las agujetas son producidas por micro roturas en nuestras fibras musculares, sobre todo de aquellas que menos preparadas estaban para el trabajo que se le ha aplicado, se rompen antes, y esto las producía.

Este proceso puede aparecer por diferentes motivos, los más habituales suelen ser que llevemos un tiempo sin entrenar o que se haya trabajado a alta intensidad grupos musculares que normalmente no implicamos excesivamente en nuestros entrenamientos o que llevemos tiempo sin trabajar.

Ag

¿Que significa que tengamos agujetas?

Por un lado, el malo, va a significar que vamos a sufrir molestias dolorosas e incómodas durante unos días; pero por el otro lado, el bueno, significa exactamente lo que buscamos: que hemos roto fibras porque hemos realizado un buen entrenamiento.

Dicho todo esto, podemos decir que las agujetas son un síntoma favorable y beneficioso, y para todas aquellas personas que entrenen musculación, un detonante y un estímulo que nos indica que vamos por el buen camino y estamos haciendo las cosas bien.

Algunos consejos para minimizar las agujetas

Como ya hemos dicho, las agujetas, a pesar de su incomodidad, pueden ser un síntoma que nos indica que estamos trabajando correctamente, aunque no quiere decir que si no existen no hayamos trabajado correctamente, como ya explicamos hace años en este post sobre la relación entre el dolor y el crecimiento muscular.

Aún así podemos seguir unas pequeñas pautas para conseguir minimizarlas y no tener que renunciar a seguir entrenando con calidad e intensidad. Podemos tener en cuenta los siguientes consejos:

  • En cuanto a la alimentación: una alimentación rica en aminoácidos esenciales va a ser fundamental en los procesos de recuperación. Una toma de hidratos de carbono, con almidones resistentes de asimilación lenta, favorecerá la reposición de glucógeno, así como la recuperación y regeneración de las nuevas fibras musculares.

    Os hablamos no hace mucho tiempo, concretamente sobre este tema en nuestro post: Reparto de macros a lo largo del día. Cena e hidratos, ¿mito o realidad?, donde se aclaraba precisamente el concepto tan discutido de cuándo hacer la recarga "perfecta" de hidratos. Os aconsejamos que le echéis una ojeada.

  • En cuanto a la hidratación: una de las claves a la hora de entrenar, y que en muchas ocasiones pasamos por alto, es mantener una buena hidratación antes, durante y después del ejercicio, siguiendo un patrón de hidratación.

Ag

Si nos saltamos este punto fundamental estamos dejando vía libre no sólo a una mayor probabilidad de aparición de agujetas, sino a la posibilidad de que podamos sufrir calambres y lesiones durante el entrenamiento.
Ver: Deshidratación y rendimiento físico: importancia y pautas de hidratación durante el ejercicio y Deshidratación y rendimiento físico: cómo detectarlo.

  • En cuanto al entrenamiento: es importante que antes de comenzar con un entrenamiento de musculación intenso, calentemos progresivamente nuestro cuerpo, cosa que a veces también desestimamos. El calentamiento a través de estiramientos, sobre todo de los grupos musculares que vayamos a trabajar, nos ayudará a reducir las temidas agujetas.

    Seguir entrenando de manera normal, a pesar de la aparición de agujetas, es el camino que debemos seguir. Siempre es importante respetar los días recomendables de descanso y saber cómo hacerlo, pero a partir de aquí, olvidaros de abandonar vuestros entrenamientos por tener agujetas.

    Además, las molestias desaparecerán en cuanto se vuelva a poner en marcha nuestro mecanismo de contracción y relajación muscular; así que ya sabéis: sin miedo a las agujetas y a darle duro a vuestros entrenamientos!

Imágenes | iStockphotos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos