Estiramientos específicos para el patinaje

Sigue a Vitónica

Patines

Ahora que ya sabemos que con el patinaje podemos conseguir unas piernas y glúteos bien trabajados, y que hemos aprendido a caernos y a levantarnos con nuestros patines, es hora de conocer los estiramientos específicos que realizaremos después de patinar.

Debemos de ser conscientes de que el patinaje es un deporte exigente que pondrá a prueba la resistencia y la fuerza, sobre todo, de nuestro tren inferior. A igual que volvemos a la calma tras otro tipo de actividad física, no podemos olvidarnos de realizar unos estiramientos después de nuestra sesión de patinaje.

Como he dicho, la parte del cuerpo más implicada en el patinaje son nuestras piernas, de modo que serán ellas el centro de nuestra atención durante los estiramientos. Así mismo, debemos trabajar la zona del core y los hombros. Recordad que, para que un estiramiento sea efectivo debe tener una duración de al menos 30 segundos aproximadamente, y que no debe causar dolor.

Personalmente, los estiramientos los realizo sin patines, aunque también he visto a gente que los modifica ligeramente (sobre todo en el caso de las escuelas de patinaje y en las clases de grupo) para poder hacerlos con los patines puestos. Yo prefiero buscar un sitio tranquilo y tomarme mi tiempo, pero es a elección del consumidor.

Comienzo siempre por los cuádriceps, que son los que realizan el movimiento de empuje: de pie, con las rodillas un poco flexionadas y las piernas abiertas a la anchura de la cadera, realizo una flexión de rodilla y agarro el empeine del pie con la mano del mismo lado. Debemos sentir cómo se estira el cuádriceps y, si llevamos la cadera un poco hacia delante, también estiramos el psoas.

Para estirar los femorales voy cambiando entre dos opciones. En el caso de que pueda tumbarme en el suelo (si hay césped, por ejemplo), me coloco boca arriba y, flexionando una pierna me agarro la rodilla por el hueco poplíteo (la corva) y tiro un poquito hacia mí. Si no, de pie con las piernas estiradas y abiertas a la anchura de la cadera bajo a tocar el suelo, y así de paso estiro glúteo mayor y también lumbares.

A la hora de estirar los gemelos utilizo cualquier escalón que encuentro en la calle: simplemente coloco la punta del pie, más o menos a la altura del comienzo del arco, sobre el escalón y me sostengo así en el aire dejando caer el peso de mi cuerpo sobre el pie apoyado.

Los abductores también trabajan mucho cuando estamos sobre los patines, y una buena forma de estirarlos es la siguiente: nos sentamos con las piernas estiradas, flexionamos las piernas y unimos las plantas de los pies e intentamos llegar con las rodillas al suelo.

Es muy importante que no olvidemos la zona lumbar, ya que ha estado muy activada durante toda la sesión de patinaje. Para estirarla a mí lo que mejor me viene es un ejercicio de Pilates que se llama “Cat stretch”, y que sirve para articular la columna: consiste en ir arqueando la espalda, vértebra por vértebra, en posición de cuadrupedia, controlando siempre la respiración y la activación del transverso.

Y vosotros, ¿estiráis tras patinar o sois de los que se os olvida con las prisas?

En Vitónica | Patines para unas piernas y glúteos de cine
En Vitónica | Cómo caernos y levantarnos con los patines

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario