Tendencias 2013: entrenamiento funcional

Sigue a Vitónica

funcional

Continuando con la lista de tendencias en el fitness para 2013, y aunque ya figurara entre los primeros puestos el año pasado, analizamos el entrenamiento funcional. Todo el mundo habla de ejercicios funcionales, functional training y cadenas musculares, pero ¿sabemos realmente a qué se refiere?

En la lista de tendencias en acondicionamiento físico para 2013 el entrenamiento funcional ocupa un merecido octavo puesto, subiendo desde el puesto número diez que ocupara el año pasado. Esto significa que esta tendencia va ganando más importancia frente al entrenamiento de aislamiento o los ejercicios monoarticulares. Veamos en qué consiste.

El entrenamiento funcional se caracteriza sobre todo porque entrena movimientos en lugar de ejercicios: el cuerpo humano está formado por músculos diseñados para realizar movimientos, organizados mediante cadenas musculares. Siempre que realizamos un movimiento existe un (que realiza el esfuerzo), un músculo antagonista (que se opone a ese esfuerzo) y uno o varios músculos sinergistas (que acompañan y apoyan la acción del agonista). Además, la musculatura estabilizadora da un punto de apoyo al músculo agonista para realizar su movimiento.

Como podéis ver, un músculo nunca trabaja solo, sino que es acompañado por otros que colaboran en la acción. Es por esto que es muy beneficioso entrenar movimientos completos, además de ejercicios de aislamiento, y por esta razón en concreto me gusta tanto entrenar en peso libre: allí no hay máquinas que limiten o guíen el movimiento, sino que es el propio cuerpo con su sistema muscular el que realiza todo el trabajo.

Los movimientos funcionales tienen como base que se pueden transferir a situaciones de nuestra vida cotidiana y a la actividad deportiva. Por ejemplo, si yo tengo que levantar a un niño en brazos desde el suelo me vendrá muy bien entrenar con movimientos como la cargada de potencia o power clean, en la que se realiza un gesto muy similar al de coger a un peque en brazos.

Además, el entrenamiento funcional tiene una gran implicación del core o parte central del cuerpo en todos los movimientos, lo cual nos ayudará a ganar estabilidad, seguridad y fuerza cuando tengamos que realizar otro tipo de entrenamiento o actividades de la vida diaria.

Obviamente, dependiendo de cuál sea nuestro objetivo en el gimnasio deberemos realizar un tipo u otro de entrenamiento: si queremos hipertrofiar yo optaría por ejercicios de aislamiento; mientras que si lo que pretendemos es mejorar nuestro estado de forma, preferiría usar movimiento funcionales.

Y vosotros ¿realizáis movimientos funcionales?

En Vitónica | ¿Qué es el entrenamiento funcional?
En Vitónica | Interval training: circuito de ejercicios funcionales

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios