Tres maneras de entrenar la fuerza con el TRX

Sigue a

La pregunta del millón cuando alguien te ve entrenando con el TRX suele ser “¿pero esto para qué vale?”. Y la respuesta es que con el entrenamiento en suspensión se realiza un trabajo completo de todo el cuerpo, pero sobre todo es un trabajo de fuerza relativa, en relación con nuestro propio peso corporal.

Si nos conocemos al dedillo todos los ejercicios que podemos realizar con el TRX (son muchísimos, pero puede pasar), podemos incrementar la dificultad de los mismos de varias maneras. Hoy, con este vídeo, os traigo tres maneras de entrenar la fuerza con el TRX.

A través del entrenamiento en suspensión con TRX ganamos fuerza relativa: el “enemigo” a combatir va a ser siempre nuestro propio peso y la fuerza de la gravedad. El entrenamiento de nuestra fuerza relativa nos ayuda a ser más funcionales en nuestro día a día.

No aproveches la inercia


La primera modificación que realiza el entrenador en el vídeo es la de pausar el ejercicio durante unos segundos al llegar al punto álgido del mismo. Lo que viene a ser no aprovecharse del efecto péndulo del peso de nuestro cuerpo.

Esto podemos conseguirlo a través de movimientos lentos y muy controlados, en los que la musculatura estabilizadora del core (zona central de nuestro cuerpo) juega un papel fundamental.

El poder de las asimetrías


La segunda modificación, y bastante más dura desde mi punto de vista, consiste en trabajar de forma asimétrica con el TRX. En lugar de utilizar los dos agarres a la vez, los unimos para formar un único agarre que utilizamos en un lado del cuerpo, mientras que el otro realiza el ejercicio de forma tradicional.

Esto crea un nivel de inestabilidad mucho mayor que al trabajar con dos agarres, y además obliga al cuerpo a ser consciente de que debe realizar dos movimientos diferentes, en este caso, de empuje.

El principio del vector


La tercera y última modificación está basada en el principio del vector, según el cual cuanto más cerca te encuentres del punto de anclaje del TRX, más difícil será el movimiento, ya que implicará más peso corporal.

El ejercicio que el entrenador realiza (un curl de bíceps) generalmente se hace con el cuerpo inclinado a unos 80º respecto al anclaje. Al colocarse debajo del mismo, además de generar una mayor inestabilidad, está levantando una parte mayor de su cuerpo, lo cual exige más fuerza.

Tres ideas para modificar los ejercicios que pueden venir muy bien cuando nos empieza a escasear el repertorio de movimientos.

Vídeo | Canal de TRX en Youtube
Web oficial | TRX
En Vitónica | Cinco beneficios del TRX o entrenamiento en suspensión

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios