Diferencias entre fitball y bosu

Sigue a Vitónica

fitball

En las salas de entrenamiento y en los gimnasios podemos encontrar infinidad de máquinas de entrenamiento que nos ayudarán a conseguir los resultados que estamos buscando. Dentro de la amplia gama de aparatos y utensilios de entrenamiento que nos podemos encontrar destacaremos la fitball o pelota suiza. Junto a este aparato existe otro muy similar, el bosu. A pesar de ser tan similares tienen muchas diferencias, por este motivo queremos destacar las diferencias y similitudes entre ambos aparatos.

Ambos aparatos se están utilizando cada vez más en las salas de entrenamiento, y es que las nuevas corrientes de entrenamiento y la obtención de mejores resultados nos han acercado a este tipo de aparatos que tantos beneficios nos van a ofrecer. Es cierto que tanto el bosu como la bola de fitball son muy similares por los materiales con los que están hechas y por la forma redonda que tienen. A pesar de que el principio de ambos es el mismo, desestabilizarnos, los resultados y usos no son tan iguales.

Principio de desestabilización

El principio de ambos aparatos es el de hacer que nuestro cuerpo se desestabilice, ya que la superficie de ambos no es plana, sino que se trata de una curva que hace que al apoyarnos para realizar cualquier ejercicio, la inestabilidad sea elevada. Por ello ambos harán que nuestro cuerpo active una serie de mecanismos de estabilización como son todos los músculos estabilizadores del tronco, consiguiendo así que toda la pared abdominal se trabaje mientras realizamos ejercicios en ambos aparatos.

Es cierto que este principio es el mismo para ambos aparatos, pero no los dos tienen la misma inestabilidad, pues la fitball, al ser una esfera completa es mucho más inestable, pues toda su superficie es redonda. Es cierto que es muy blanda y que al echarnos encima de ella para realizar cualquier ejercicio la estabilización que conseguiremos será relativamente fácil de conseguir siempre y cuando estemos concentrados en los estabilizadores que serán los que nos mantendrán con la postura correcta. En el caso del bosu esto no es así, ya que al tener una cara plana la estabilidad que podemos conseguir en mayor en determinados ejercicios.

Actividades para cada aparato

A pesar de que la fitball presenta más dificultades que el bosu en lo que a equilibrio y estabilidad se refiere, ambos aparatos están más indicados para unas u otras actividades. En el caso del bosu, su uso va enfocado a ejercicios para los que su realización requiere de una base plana en la que apoyarnos. Un ejemplo son las flexiones de pectoral, las sentadillas, algunos tipos de abdominales… Lo que se busca con esto es poder realizar correctamente el ejercicio de manera habitual, solo que con una base inestable que será el bosu.

En el caso de la bola de fitball, su uso está más enfocado a ejercicios específicos para realizar sobre ella, ya que al ser totalmente redonda, no podemos ejecutarlos ejercicios de manera habitual, sino que es necesario que nos adaptemos a su forma para así hacer una rutina específica para que los resultados del trabajo sobre este aparato sean lo más satisfactorios posible. Por ello a la hora de trabajar con fitball debemos tener algunas nociones acerca de su utilización y de ejercicios específicos para la misma.

Es cierto que ambos utensilios son una manera diferente de entrenar de la que estamos acostumbrado. Por ello son una buena opción a la hora de variar las rutinas de entrenamiento. A pesar de todo, no es lo mismo el bosu que la bola de fitball, y como tal debemos actuar, ya que de este modo conseguiremos mejores resultados y correremos menos riesgo a la hora de trabajar nuestro cuerpo.

Imagen | Kizzlexy

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario