Dos utensilios que nos servirán para realizar abdominales isométricos

Síguenos

flr

La lucha por conseguir unos abdominales fuertes y en perfecto estado es algo que nos obsesiona a la mayoría de nosotros. Para lograrlo casi siempre recurrimos a los consabidos ejercicios abdominales de toda la vida. Es cierto que por norma general suelen ser bastante efectivos, pero existen a nuestro alcance otras posibilidades que no debemos pasar por alto. En esta ocasión nos vamos a detener en algunos aparatos que nos serán de gran utilidad a la hora de hacer abdominales.

Antes de nada es importante que tengamos presente que en esta ocasión nos vamos a detener en los abdominales isométricos, que son aquellos en los que la contracción muscular se consigue mediante el mantenimiento del equilibrio estabilizando el core, es decir, toda la pared abdominal, que será la que intervendrá en todos y cada uno de los ejercicios. Es una forma diferentes de trabajar los abdominales, muy efectiva, y para la que nos podemos ayudar con determinados utensilios.

El bosu

En primer lugar nos vamos a detener en un elemento que cada día está más presente en las diferentes rutinas de entrenamiento de cualquier grupo muscular. Se trata del bosu, un derivado de la fitball o pelota suiza. El bosu se utiliza y es conocido por servir como un medio para desequilibrarnos y mantener el equilibrio mientras estamos haciendo un ejercicio, es decir, trabajar en una superficie inestable que nos obligará a mantener el equilibrio a través de la acción de la pared abdominal.

Es cierto que al trabajar con bosu, por norma general mantenemos contraída la pared abdominal, ya que es necesario que actúe a la hora de estabilizar el tronco, pero existen determinados ejercicios como colocarnos sobre la parte plana del bosu sentados con las piernas en alto y los brazos apoyados, de modo que toda la tensión se acumule en la parte central del tronco, justamente en la pared abdominal, haciendo que sean estos músculos los que aguanten todo el ejercicio.

Flor abdominal

Otra herramienta que nos ayudará a fortalecer la parte abdominal de este modo es la conocida como flor abdominal. Se trata de una especie de flor que tiene una cara redondeada que mantiene la inestabilidad de nuestro cuerpo mientras estamos realizando el ejercicio. Nosotros nos sentaremos dentro de esta especie de flor e intentaremos mantenernos rectos y quietos, mientras lucharemos contra el aparato que no dejará de moverse debido a su forma.

Precisamente esa forma de flor redondeada es la que permitirá el trabajo muscular en la parte abdominal, ya que en todo momento tendremos que mantener el equilibrio mediante la acción de los músculos estabilizadores del tronco. Esta manera de trabajar nos ayudará a conseguir unos músculos abdominales fuertes y bien tonificados. Es cierto que el uso de este tipo de aparatos no es del todo cómodo al principio, por lo que el riesgo de lesión puede ser elevado. Por ello es necesario que antes de nada tengamos algo de fuerza y control de los músculos abdominales.

No hay que olvidar que todos estos ejercicios los podemos hacer sin necesidad de utilizar máquinas o aparatos para conseguirlo. Con nuestro propio cuerpo nos debería servir sin más para conseguir un vientre plano, pero aun así, el uso de este tipo de aparatos nos aportará una manera distinta de trabajar y de incidir en los músculos abdominales, ayudando de este modo a un mayor crecimiento de éstos.

Imagen | Regalopedia

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios