Cocer el huevo para aprovechar al máximo sus beneficios

Síguenos

huevo cocido.jpg

El huevo es uno de los alimentos estrella en cualquier hogar, y es que nos saca de un apuro en cualquier momento debido a su fácil preparación y a la cantidad de alimento que nos proporciona.

A pesar de parecer un alimento tan sencillo, el huevo puede tener más complejidad de lo que creemos, y es que es un alimento que varía mucho sus propiedades si lo preparamos de una u otra forma. La manera de cocinar el huevo determinará en muchos casos el aporte nutricional que nos va a aportar así como lo bueno que va a ser para nuestra dieta. Una de las mejores formas de cocinarlo es cociéndolo, aunque vamos a ver por qué.

Habitualmente el huevo es un alimento muy recomendado en la dieta de los deportistas debido a su alto contenido en proteínas de muy buena calidad que nos ayudan a conseguir unos músculos más grandes y sanos, ya que intervienen directamente en la construcción de fibras musculares. Pero también tenemos que tener presente que el huevo contiene altas cantidades de ácidos grasos de los que no podemos olvidarnos.

La mayoría de huevos contienen entorno a 12 o 13 gr de proteína por cada 100 gr, mientras que el aporte graso es casi el mismo que de proteínas. La mayoría de los ácidos grasos son de alta calidad y suelen encontrarse en la yema, aunque es importante que tengamos esto en cuenta para evitar aumentar el aporte graso. De ahí la importancia que tiene una correcta preparación del huevo.

Cocer el huevo es una de las mejores formas de prepararlo, y es que al hacerse en agua con la cáscara el huevo apenas sufre en el proceso de preparación. A esto tenemos que sumar que no añadimos otro tipo de grasa externa. Con este tipo de preparación re respetan al máximo las cualidades nutricionales del huevo con lo que el aporte para el organismo es mayor.

Cuando cocemos los huevos conseguimos perder la estructura tridimensional de las proteínas de la clara y la yema a causa del calor que las transforma de un estado líquido a otro sólido. Las albúminas que contiene el huevo se coagulan y lo hacen más fácil de digerir con lo que aprovecharemos al máximo los nutrientes que este alimento nos brinda.

Aunque este tipo de preparación no es todo lo ventajoso que se cree, y es que un exceso de temperatura en la cocción, que generalmente se produce por dejarlo demasiado tiempo, produce pérdida de las vitaminas que se destruyen a consecuencia de las temperaturas elevadas. Para evitar esto tenemos que saber que aunque la yema se solidifica a más temperatura, el tiempo ideal de cocción es de 12 minutos aproximadamente.

A partir de ahora tenemos que adoptar el huevo cocido como una de las mejores formas de consumir este alimento, y es que es la mejor forma de preparación por conservar al máximo las propiedades sin añadir grasas ni calorías extra, además de mejorar la estructura natural de las proteínas, que se vuelven más fáciles de digerir por el organismo.

Imagen | Gettyimages

En Vitonica | El huevo: un alimento con muchos beneficios
En Vitonica | Tortilla de claras de huevo para un aporte extra de proteínas
En Vitonica | Los riesgos de comer huevo crudo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario