Todo sobre el flato, el gran enemigo del corredor (I)

Síguenos

flato

Creo que no hay nadie que al menos una vez en su vida haya sufrido el terrible y molesto dolor a nivel abdominal llamado flato. El flato es el gran enemigo del corredor, haciendo que nos retorzamos de dolor y que tengamos que aminorar el ritmo. Pero, ¿qué es el flato, podemos evitarlo, cómo deshacernos de él?

Hay varias teorías acerca del flato, mejor llamado en el mundo científico como dolor abdominal transitorio (DAT). A continuación analizaremos varias de las teorías que podrían explicar las causas. De entrada os digo que no hay nada científico que demuestre por qué se origina ni cómo quitarlo (es lo que se llama “etiología desconocida”). Todo apunta a que ese dolor aparecerá según unas circunstancias concretas por el esfuerzo, sistema digestivo o morfología del deportista.

El flato según la morfología del deportista

No todos los deportistas sufren con la misma frecuencia o intensidad este dolor abdominal, lo que ha llevado a los estudiosos a pensar que la morfología del deportista puede influir a la hora de desarrollar el dolor, sobre todo en lo relacionado con la postura corporal.

Algunos estudios apuntan a que los deportistas con posturas cifóticas o hiperlordosis, que tienen más marcadas las curvas de la columna, son más susceptibles al dolor provocado por el flato. Al igual, al hacer manipulaciones o palpaciones a nivel de las vértebras torácicas, parece que se desarrollan los síntomas característicos del flato.

Aunque habría que desarrollar más estudios en este sentido, una de las causas apunta a que el dolor abdominal transitorio puede relacionarse con la estructura de la columna vertebral y su inervación nerviosa, sobre todo en deportistas cifóticos.

La falta de riego sanguíneo en el diafragma

El diafragma es uno de los principales músculos ventilatorios, que hace que la caja torácica se ensanche y entre aire. Cuando hacemos un esfuerzo intenso, el cuerpo tiende a destinar más cantidad de sangre a aquellos músculos implicados en el ejercicio, disminuyendo el riego sanguíneo en otras zonas del cuerpo. Esto puede explicar que en esfuerzos intensos, el diafragma tenga cierto déficit sanguíneo.

diafragma Visión superior del diafragma

Esta situación de hipoxia a nivel diafragmático, puede explicar una fatiga prematura de este músculo ventilatorio con la consecuente aparición de dolor abdominal. Esta fue una de las primeras hipótesis en cuanto al flato, pero hoy día parece descartada al conocer que el diafragma es un músculo con muchas fibras lentas y capaz de soportar grandes niveles de fatiga e hipoxia.

Además, hay situaciones donde el dolor abdominal o flato aparece sin necesidad de estar haciendo un esfuerzo demasiado intenso. Esto da que pensar acerca de si el diafragma tiene algo que ver con el dolor abdominal o más bien solo se relaciona con la zona donde se pruduce la moestia.

¿Es el flato un calambre muscular?

Es otra de las teorías que se lanzaron en su día para explicar el flato. Ciertamente, el dolor es muy parecido al que se sufre cuando hay un calambre muscular. Normalmente el dolor aparece en uno de los laterales, lo que no quita para que pueda aparecer en zona central. La teoría del calambre puede encajar con esto, ya que el dolor apareceré en aquella zona donde se produzca el calambre.

¿Cómo actuamos cuando sufrimos un calambre? solemos parar y estirar la zona afectada y en un tiempo se soluciona. Este ha sido otro de los grandes remedios para quitarnos el flato, estirar la zona afectada, aunque no siempre da resultado.

En un estudio se midió la actividad eléctrica de la zona abdominal donde se producía el flato, con la intención de relacionarlo con el comportamiento muscular, pero parece ser que no se sacó nada en claro, dejando esta teoría del calambre muscular un poco apartada para explicar las causas.

Mi opinión personal sobre estas teorías

Para mi el dolor abdominal transitorio o flato se debe más una causa multifactorial o según mi experiencia, se da en un momento puntual donde se están produciendo varios factores: esfuerzo, situación del sistema digestivo, nivel físico, estrés…

De las tres teorías anteriores, para mi tiene más peso la que relaciona la postura corporal y el dolor, aunque no me da todas las explicaciones posibles para este problema. En un principio hace años “me creí” más la teoría de isquemia diafragmática, ya que tiene sentido pensar que si le falta sangre al diafragma, aparece fatiga y notamos ese malestar. Pero ha habido veces que el flato me ha sorprendido en situaciones de muy poco esfuerzo, lo que resta validez a esa teoría.

En cuanto al calambre muscular, soy muy escéptico al pensar que ese dolor sea causa de un calambre. El diafragma es un músculo amplio y un calambre en esa zona pienso que se notaría mucho más, apareciendo un dolor más intenso. No obstante que el flato aparezca en varias zonas del abdomen hace pensar que pueda estar relacionado con la musculatura de la zona.

En siguientes artículos seguiremos analizando teorías acerca de este molesto dolor que nos sorprende de vez en cuando a los corredores.

En Vitónica | ¿Qué es el flato, cómo prevenirlo?
Imagen | Ares Tavolazzi, cammellia35

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios