Compartir
Publicidad
Publicidad

Burrata: estas son las propiedades del alimento de moda

Burrata: estas son las propiedades del alimento de moda
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siempre he creído que cuando comía burrata consumía una mozzarella fresca y con forma diferente nada más, sin embargo, no se trata de un queso como tal y sus propiedades son diferentes, por eso, hoy te contamos todo sobre la burrata: el alimento de moda en la actualidad.

¿Qué es la burrata?

Desde hace unos cinco años y hasta la actualidad su presencia se ha vuelto cada vez más frecuente en restaurantes y tiendas de productos gourmet, sin embargo, aun continuamos confundiendo este alimento de moda con una variedad de queso.

La burrata es una mezcla de mantequilla o nata y queso mozzarella, por lo que no es un queso propiamente dicho y de la palabra Burro que en italiano es mantequilla deriva su nombre.

Su forma y estructura es lo más característico de este alimento de moda, pues consiste en un saquito de forma redonda que se conserva sumergido en suero hasta su consumo y que en su interior es mucho más cremoso o mantecoso, pues es burrata propiamente dicha con sabor a nata y queso mezclado.

7975815862 F79b56225a K

El saquito exterior es leche cuajada o pasta de queso que se sumerge en suero una vez rellenado de la mezcla de pasta hilada o mozzarella y nata.

La burrata es originaria del sur de Italia y elaborada a partir de leche de vaca, aunque también las hay de búfala, pero actualmente se produce intentando semejar a la versión original en diferentes países.

Las propiedades de la burrata

Por ser una alimento derivado de la leche, y elaborado a partir de un queso, la burrata es un alimento con alta concentración proteica cercana al 20%, sin embargo, su aporte de grasas es superior pudiendo acercarse al 30% dependiendo del porcentaje de nata usado en su preparación.

Y dentro de sus grasas destacan las grasas saturadas propias de los lípidos de los lácteos que protagonizan este alimento, así como también es fuente de colesterol, potasio, calcio, vitamina A y D.

No es un alimento ligero, sino que su valor calórico ronda los 350 Kcal por cada 100 gramos y tampoco está libre de azúcares, pues no sólo pueden tener lactosa sino que algunas versiones comerciales pueden incluir azúcares añadidos.

Cheese 1914114 1920

Otra característica es su elevado aporte de sodio, siendo superior en burratas artesanales según un estudio publicado en Italian Journal of Food Safety, y semejante al de diferentes quesos frescos como por ejemplo la mozzarella que le da origen.

Aunque podemos pensar que es un alimento ácido debido al suero en el que se almacena, la realidad es que su sabor es más semejante al de la nata, al igual que su textura y por su alto grado de frescura que supone mayor contenido acuoso que un queso semicurado o curado, también puede ser una buena fuente de microbios, sobre todo si se trata de una burrata artesanal con métodos de elaboración poco controlados como sugiere una investigación realizada en Italia. De allí que siempre sea mejor escoger burratas que garanticen un adecuado control de seguridad e higiene.

La mejor forma de consumir burrata

Como hemos dicho, la burrata es un alimento de alto contenido calórico y graso por lo que no recomendamos su consumo a diario ni en proporciones elevadas, aunque sí podemos degustar este alimento de moda en raciones de 50 gramos, siendo sobre todo aconsejable su ingesta junto a vegetales frescos que acompañan muy bien con sus vitaminas, minerales y fibra sin muchas calorías.

Sólo la burrara junto a unos tomates, rúcula, espárragos o berros conforman una cena saciante y fácil de elaborar que podemos disfrutar un fin de semana por ejemplo.

Como siempre decimos, nada en exceso es recomendable, por eso, tanto con la burrata como con otros alimentos lo mejor es conservar la moderación e intentar lograr un equilibrio nutricional al momento de su consumo.

Bibliografía consultada | Ital J Food Saf. 2016 Jun 3; 5(3): 5879. y Journal of Food Protection: November 2013, Vol. 76, No. 11, pp. 1981-1984.
Imagen | She Paused 4 Thought, Frederique Voisin-Demeri y Pixabay

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos